12 jun. 2012

Loro alienta a la selección

Aunque tiene un ala cortada, anda volando en la lírica


Esta entrada la vengo pensando desde hace un par de días, desde que tuve acceso a la noticia y me pareció interesante compartirla. Antes que nada, advierto que la citaré completa y apenas agregaré un breve comentario personal. Creo que no hay prácticamente nada que agregar, la historia se roba todo el protagonismo.

No da pronósticos pero canta "Soy celeste... soy yo"



En un pueblo de Durazno un loro de nombre Nico se roba todos los aplausos. Cuando juega Uruguay, no para de cantar "Soy celeste, celeste soy yo". Lo hace de una manera sostenida y clara, a tal punto que se confunde su tonalidad de voz con la humana. La veracidad de la información está ya documentada en un video.

Se trata de un ejemplar traído, a pocos días de nacido, desde el Amazonas paraguayo. Ni siquiera tenía plumas. La mascota pertenece a Pablo Langone y Graciela Eiraldi, quienes viven en la localidad La Paloma, una zona rural en la 7ma. sección, cien kilómetros al este de la ciudad de Durazno.

Nico, que hoy ronda los 2 años y medio, tiene allí su hábitat principal, aunque también ya está adaptado a vivir en Montevideo, en el 7° piso de un departamento céntrico.

"Le enseñamos a cantar `Soy Celeste` cuando se jugó la Copa América, ganada por Uruguay en Argentina el año pasado", comenta Pablo.

"Mi señora, Graciela, le dice: `¿Cómo es Nico?`, y el loro empieza a entonar: Soy celeste, celeste soy yo...", repetidas veces. Desde aquel triunfo continental, Uruguay se ha mantenido invicto, por lo cual habría que darle crédito a Nico para ser considerado la mascota de la selección mayor de fútbol, que se mantiene invicta desde hace 16 partidos.

El nombre de Nico se lo puso Langone, hincha de Nacional y admirador del volante ofensivo Nicolás Lodeiro. A pesar de eso, su esposa consiguió que el loro se volviera manya. "Peñarol, Peñarol", dice Nico dos por tres, aunque aún no aprendió ningún verso de los himnos carboneros. Además del fútbol y el canto (también se sabe La Cucaracha y Cumpleaños Feliz), a Nico le apasiona alimentarse con girasol. También come maíz, lechugas y pequeños huesos de cordero.

"Si está solo, grita mucho, sobre todo en el campo. Cuando le abro la puerta de la jaula, sale y se para arriba de ella, porque no vuela, tiene un ala cortada. Al único que no pica es a mí, aunque a veces se pone pesado. Por ejemplo, cuando tomamos mate, que él sale y se me sube al hombro", cuenta Langone entre risas.


FUENTE: El País Digital (Uruguay).

No tengo nada más que agregar. Simplemente les comento que me divertí leyendo esta noticia/historia y se me hizo la idea de que les gustaría leer algo así, algo diferente.

11 jun. 2012

Tres puntos y mucho sufrimiento

Uruguay se impuso ante Perú en un partido muy duro


Paolo Guerrero y Sebastián Coates disputando un balón dividido.


MONTEVIDEO. Domingo 10 de Junio. La selección uruguaya se enfrentaba a su par peruana en el Estadio Centenario —que se encontraba repleto— por el marco de la sexta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al campeonato mundial a disputarse en Brasil en 2014. El resultado final del partido 4 - 2 no refleja en absoluto el cambiante trámite que tuvo lugar durante los 90 minutos. De dicho trámite intentaré hablar y dar mis impresiones que —obviamente— pueden compartir o no.

Una vez que los veintidós jugadores internacionales estaban alineados y formados, junto además a la terna arbitral brasileña, comenzaron a resonar los himnos nacionales. Primero el de Perú, luego el de Uruguay. Las banderas gigantes volvieron a desplegarse en cada una de las cabeceras tras los arcos; se les sumó, además, pequeñas banderas con forma del pabellón nacional en muchas personas que presenciaron desde cada asiento o platea.

En los primeros minutos del juego los planteos eran los esperados; Uruguay, imponiendo la localía, salió con decisión a buscar el primer tanto. Perú, en cambio, a intentar despejar toda amenaza que acechara contra su arco. Se pudo ver allí una incidencia un tanto discutida, donde un peruano, cerca de su arquero, desvía el balón con una mano —lo que significaba, si el árbitro lo hubiera visto, expulsión de dicho jugador y penal para el local— pero la jugada continuó como si nada extraño hubiese pasado.

Luego de alguna llegada por parte de ambos equipos, tuvo lugar un tiro de esquina en favor a Uruguay. El ejecutante —el que generalmente remata cada balón detenido— fue Diego Forlán, que puso la pelota en la cabeza de Sebastián Coates, que conectó un fuerte cabezazo que, a la postre, terminó dentro del arco. Ese fue el 1 - 0, aún se discute si lo hizo Luis Suárez o si la floja respuesta del arquero incaico contribuyó para que fuera gol. Lo concreto es que la CONMEBOL da a Suárez como el autor del gol, aunque éste ya advirtió que en ningún momento llega a rozar la pelota.

Al minuto 39 del primer tiempo, llegaba una vez más Uruguay, con una combinación de Maximiliano Pereira y Luis Suárez. El delantero del Liverpool llegó a pisar el área para disparar fuerte, y fue el "Mono" el encargado de capturar el rebote y mandarlo dentro del arco peruano. Así llegaba el 2 - 0. Hasta ese momento, se podría decir que el partido le era muy favorable a Uruguay, Perú, más allá de alguna llegada inquietante que obligó la respuesta de Muslera, parecía carecer de profundidad.

Sobre el final del primer tiempo, en una jugada donde Uruguay queda mal parado en cuanto a la marca, un centro desde la izquierda lanzado por un peruano terminó desencadenando en que Diego Godín, central celeste, empujara la pelota y lo hiciera entrar a su propio arco; como resultado, se propiciaba un nuevo auto-gol y las cosas quedaban 2 - 1. Lo que le daba vida a Perú para los segundos cuarenta y cinco minutos del encuentro.

Así fue. El 2 - 2 tuvo lugar tras una nueva desinteligencia del fondo uruguayo. De un lateral, Paolo Guerrero se las ingenió para controlar la pelota, al bajarla, y enviarla contra la red, batiendo al mismo tiempo al guardameta Fernando Muslera. A partir de allí, se hizo un juego mucho más abierto, donde ambos intentaban llegar a anotar el tercer tanto, y, de cierto modo, se picó un poco, ya que las piernas fuertes se hicieron moneda corriente en el transcurso de dichos minutos.

Con el marcador igualado, Uruguay tuvo a su favor un remate de penal que Diego Forlán ejecutó fuertemente contra un palo; el control del arquero peruano fue fantástico, y desvió la pelota lanzada por el "10" charrúa hacia el córner. A destacar, dos atajadas más del arquero, un remate en el borde del área chica de Suárez que controló a puro reflejos y un nuevo cabezazo de Coates —situación que desencadenó el tercer tanto celeste— donde también se lució.

El 3 - 2 lo puso Cristian Rodríguez, que no hacía mucho había ingresado al juego. Junto a él, había entrado también Gastón Ramírez; en ambos caso, se vio a los jugadores enchufados, sabiendo cuál era su propósito en los minutos que tenían para hacer lo suyo. A pesar de volver a ponerse en ventaja, Uruguay no tenía en absoluto los puntos asegurados, aquellos minutos Perú intentó llegar de nuevo al empate. Y de hecho, el 4 - 2 llegó en tiempo de reposición, en un contra-ataque donde los celestes quedaron en ventaja numérica y cristalizaron la ocasión; Sebastián Eguren fue el autor de aquel tanto.

Tres puntos obligados, tres puntos que el equipo celeste necesitaba, tres valiosos puntos que se habían conseguido. Costaron, se sufrió, pero se lograron ganar. Uruguay, de esta manera, quedaría secundando a Chile en la tabla de posiciones bajo un punto y con un juego menos.

7 jun. 2012

Tropiezo celeste

Un empate con sabor a Vinotinto


Diego Lugano y Miku Fedor luchando un balón dividido.

MONTEVIDEO. El sábado 2 de junio a las 15:00 hs (horario local) tenía lugar la cita que enfrentaba a Uruguay y Venezuela en el mítico Estadio Centenario, monumento del fútbol mundial. La celeste, con todo el escenario repleto y vítores a su favor, saltó al terreno de juego con un notorio favoritismo. El 1 - 1 que llegó a poco del final, por parte de la selección visitante, pareció revivir algunos fantasmas del pasado.

Uruguay entró a la cancha con el once inicial recitado de memoria; las enorme banderas que se desplegaron en las cabeceras con el primer paso de los futbolistas en el verde césped embellecieron el espectáculo. El viento pareció complicar el tributo de los hinchas, pero lograron ingeniárselas para lucir cada centímetro de tela. "Dueño de América" recitaba una de ellas. La otra, en cambio, se trataba de la bandera nacional.

Tras el pitazo del árbitro, la pelota se puso a rodar. Los primeros minutos transcurrieron despacio, con muchas imperfecciones e incertidumbre, poco acierto y precisión. Uruguay parecía querer llevar la iniciativa, pero se encontraba frente a un planteo bien parado que repelía cualquier situación de riesgo o que insinuara algún peligro.

En lo que pareció ser una jugada sin peligro, donde Álvaro "Palito" Pereira tomó el balón pegado a la banda izquierda, llegó la primer emoción; tras pase bombeado del volante al punto penal, apareció Diego Forlán más rápido que nadie para madrugar a la pareja de centrales de Venezuela y decretar el 1 - 0 con un remate al segundo palo bien dirigido. De esta manera, el conjunto local se iría en ventaja al descanso.

En el segundo tiempo se hizo un partido sumamente extraño; fue Venezuela quien sorprendió, con un gran trato de pelota y queriendo llevar la iniciativa de la posesión. Pero se podría decir que le faltó profundidad al combinado visitante; una clara llegada fue el primer cabezazo de Rondón, que Muslera vio pasar junto a su palo, apenas desviado. La segunda ocasión del mismo jugador, terminó en el 1 - 1.

El gol venezolano cayó como un balde de agua fría en todo el Estadio Centenario; las miradas atónitas de los hinchas, el desconcierto general... era evidente. No por subestimar al rival, no por creerse invencibles, sino que parecía un juego relativamente controlado. Y ya iban 85 minutos transcurridos, quedaba muy poco para que la victoria fuera celeste.

Y no se dio. Uruguay cede sus primeros dos puntos como local en estas Eliminatorias, y si bien tiene la oportunidad una vez más de local frente a Perú para regresar a la vanguardia de la tabla, desperdició la chance de sumar seis puntos como anfitrión y despegarse aún más en la zona clasificatoria.

2 jun. 2012

Emoción sudamericana

Fin de semana a pura emoción.


Luis Suárez y Diego Forlán, delanteros celestes, celebrando un gol.


Las expectativas para el día sábado 2 y domingo 3 de junio parecen desbordarse. Tras un largo lapso de espera, las grandes estrellas del fútbol sudamericano vuelven a sus respectivos países para entrenar algunas horas y seguir cumpliendo el calendario dictado por las Eliminatorias. Por el momento, dada la ausencia de Brasil, las nueve restantes naciones han demostrado un nivel relativamente parejo; Argentina, Uruguay y Venezuela escapan en punta con 7 unidades.

Justamente Uruguay y Venezuela se verán las caras, abriendo la quinta fecha de la clasificación rumbo al Mundial de tierras brasileñas del 2014. La ventaja que presenta el conjunto charrúa, ante la vinotinto y los argentinos, es que ya ha tenido fecha libre y, en números, presenta igual cantidad de puntos con un juego menos.

El marco previsto para el Estadio Centenario es más que alentador; todas las entradas que se han puesto a la venta ya han sido adquiridas en su totalidad con varios días de antelación. Además, se espera que en ambas tribunas cabeceras —detrás de los arcos— se desplieguen, cuando el combinado celeste entre a la cancha, dos banderas gigantes; sin dudas, el aliento se hará sentir de gran manera por los locales, que quieren despegar en la tabla y aprovechar su localía.

Mientras tanto, Bolivia se medirá en la altura de La Paz ante un conjunto trasandino que presentará en su once inicial varios jugadores de la Universidad de Chile —equipo sensación de su país y también a nivel sudamericano—, y la baja de Medel. El equipo de camiseta verde marcha último en estas clasificaciones, así que si no quiere ir despidiéndose de los lugares de privilegio deberá hacerse fuerte en sus tierras o tendrá todo demasiado complicado.

Para cerrar con la jornada del sábado, veremos Argentina y Ecuador. Los argentinos son otro conjunto co-líder de las Eliminatorias y, jugando en su cancha, tendrán la obligación de salir a proponer desde el primer minuto para llevarse los tres puntos. Ecuador en cambio, con una gran nómina de futbolistas en equipos de México, intentará lo suyo; a resaltar del equipo ecuatoriano, la presencia de su estrella, Antonio Valencia, futbolista del Manchester United inglés.

Perú se enfrenta a Colombia el domingo y Paraguay quedará libre en esta jornada. El conjunto incaico, de la mano del Director Técnico uruguayo Markarián, intentará hacer un buen papel aunque tendrá un sinfín de bajas; algunas que me veo obligado a resaltar: Claudio Pizarro, Jefferson Farfán y Juan Manuel Vargas, entre muchos otros.

En fin, el sábado y domingo serán lindos días para ver apasionantes partidos de nuestros máximos exponentes a nivel sudamericano. Sin duda alguna, no faltará la emoción, ni tampoco las sorpresas. Esto es fútbol, amigos, y  mucho más cuando todo se ha hecho más parejo para todos los equipos; cada punto perdido o logrado será vital a la hora de la definición final.

Simplemente, a disfrutar de buen fútbol.