28 ene. 2014

Mal sabor de Copa

Un mal inicio de Copa. Sé que no es ninguna novedad, por lo que se vio durante el partido, pero no puedo comenzar la entrada diciendo otra cosa. Jugamos mal. De mi parte al menos hay una salvedad: el terreno de juego estaba complicado. El piso mojado en exceso, agua estancada en varias partes del campo, el barro que parecía ganarle la pelea a la gramilla. Estaba difícil para jugar, para tocar con precisión, pero por sobre todas las cosas estaba difícil para afirmarse.

Pueden decir que el terreno estaba en mal estado para ambos equipos, es cierto, pero hay que precisar que un futbolista distinto como Álvaro Recoba, el “Chino”, podría haber jugado alrededor de media hora si el piso hubiese estado en óptimas condiciones. Y aunque no lo parezca, estando este jugador en cancha cada pelota parada pasa a ser un riesgo para el rival. Sumemos a esto que el ‘distinto’ que tiene Nacional para jugar prácticamente todo el partido, Ignacio González, estará fuera por dos meses. Lo vamos a sentir. Ya lo sentimos hoy.

Pero no pretendo entrar en conjeturas, no sirven de nada. Nacional jugó mal. La línea de fondo, sobre todo los centrales, estuvieron bastante complicados para afirmarse. Los atacantes de Oriente Petrolero, en su mayoría, llegaban con pelota controlada y su fisionomía liviana, sumada a la habilidad que poseían, los hacía casi imparables. Encontraban los espacios por un error o mérito propio, y así llegaron en varias ocasiones. Munúa se encontró siempre a la altura de las situaciones. En el gol no se le puede recriminar nada, un disparo potente y bien colocado. En las situaciones que sí salvo, sólo quedan elogios para él.

Blue Jasmine


Una película que me resultaba totalmente desconocida hasta que fui a verla. No sabía con qué iba a encontrarme, pero mis ganas por regresar al cine eran demasiado grandes como para detenerme en la nimiedad de saber cuál cinta iban a pasar o de qué iba justamente.

Blue Jasmine me sorprendió desde el principio. ¿O debo decir que la actriz protagonista fue la que me sorprendió? Debo confesar que tengo poco conocimiento de cine pero el papel desempeñado por Cate Blanchett, encarnando a Jasmine o Janette (es la misma persona que decidió modificar su nombre por otro de “más clase”), fue soberbio. No por nada obtuvo el Globo de Oro a la mejor actriz dramática. Pero al margen del premio, creo que cualquiera que viera esta película se daría cuenta lo descollante que fue su actuación.

No quiero detenerme únicamente en ella, en Jasmine, pero toda la historia gira sobre su presencia. Se trata de una mujer perteneciente a la alta sociedad neoyorquina que desprecia a su hermana, Ginger, por tener hombres “mediocres”, según su concepto; ella en cambio se encuentra casada junto a un empresario exitoso. El problema nace cuando Jasmine se ve despojada de esa vida de fantasía, dándose cuenta que lo ha perdido todo y que la única opción para seguir viviendo, con un mínimo de dignidad, por decirlo de algún modo, es pedirle asilo a Ginger. Allí inicia la película, con ella llegando tras un viaje de avión a la casa de su hermana.

26 ene. 2014

Fútbol de película

Cuando era niño me encantaba disfrutar las fantasías que ocurrían en los terrenos de juego en Supercampeones. En aquel animé no sólo había espectacularidad en las definiciones de los partidos y los campeonatos, también estaban los golpes de balón únicos que cada estrella sabía hacer; incluso habían saltos increíbles, donde los jugadores permanecían suspendidos en el aire listos para realizar voleas y chilenas de ensueño.

Si bien lo miré ya con unos años más, no puedo olvidarme de Slam Dunk. Se trataba de un animé que centraba su historia en el básquetbol. Aquí tal vez ya no había tanta “fantasía” como ocurría en presencia de Oliver Atom y sus compañeros o rivales. Incluso hubo partidos donde los “buenos” no pudieron ganar, quedando eliminados. Pero aún así existía cierta carga emotiva.

También quiero destacar, y con esto cierro las menciones, las películas (esta vez dejamos a un lado los dibujos animados y nos centramos en personas físicas) en donde la estrella era un perro llamado Buddy. Recuerdo que la primera que vi, también hace un montón de años, resultó ser que aquel canino tenía cierto afecto por la pelota de básquetbol y una extraña habilidad para acertar en el cesto. También había, en este sentido, algo de fantasía. Lo que no cabe dudas es que hubo fue emotividad.

25 ene. 2014

Escritores Sin Nombre: la final

Está a punto de empezar el partido más importante de todos: la final. El torneo de fútbol que el mundo entero quiere ganar llegará hoy a su culminación. ¿Cuál será el escenario que albergará dicho evento? La respuesta es simple: Southern Roses. Tal vez a pocas personas les suene ese nombre, que puede llegar a resultar un tanto extraño, pero dejen que les cuente un poco más. La denominación del torneo es “Escritores Sin Nombre”, y no, no es un juego de palabras.

. . .

Quería escribir esta entrada de un modo diferente. Admito que mi inspiración en estos momentos anda demasiado baja y sólo logré crear un párrafo intentando volar en el más allá.


Escritores Sin Nombre es un proyecto, si es que puede denominarse así, de cuatro personas que un día decidieron aunar fuerzas para darse un empujón unos a otros y así impulsarse un poco más. Evidentemente, el compañerismo, la ayuda y el trabajo en equipo, desde los aportes individuales, se consideran valores intrínsecos de este proceso que acaba de empezar. Esas cuatro personas se conocen, tal vez no de la manera tradicional, y en realidad se encontraron casi de casualidad con esta idea. La idea nació en una madrugada sudamericana, hace un par de días, en un sitio llamado Twitter, siendo precedida por una charla informal de estos individuos.

23 ene. 2014

Sobre el olvidado SIGLO XX


Pasó un tiempo prudente desde que terminé de leer este libro de Tony Judt y este momento, en donde escribo su entrada correspondiente. Hubieron dos motivos que considero claves para que ocurriera esto: el primero es fácil de prever, la falta de tiempo; el segundo, y tal vez el más significativo, fue el hecho de querer crear una buena entrada acorde al libro. No les miento si digo que Sobre el olvidado SIGLO XX fue una de las mejores lecturas que hice en el 2013.

Se trata del segundo libro que leo de Tony Judt, historiador inglés, quien en palabras de Niall Ferguson, de Financial Times, es «el intelectual de los intelectuales». Con cada nuevo capítulo leído de este libro —y también del anterior: Pensar el siglo XX—, me provoca más placer lo que escribe Judt. ¿Qué es lo que más me llama la atención? Su manera de enfocar los temas. Pareciera que todo lo ve, que no se queda con una visión, que mira desde otros ángulos cada situación que analiza. Eso, evidentemente, le da una credibilidad a sus textos.

Ahora me internaré sobre todo en el libro.

17 ene. 2014

Fútbol en tres colores

A pesar de que varios países han detenido su actividad futbolística a fines de año y principios de enero, pareciera que siempre hay temas de que tratar en el mundo del fútbol. Acá vamos, aunque evidentemente el contenido central de esta entrada está implícito en su título.

En Inglaterra, esa extraña liga que sorprende al mundo, temporada a temporada, por no tener descanso ni en festividades navideñas ni en principio de año, Arsenal lidera la tabla con 47 puntos en 21 juegos disputados; Manchester City es su escolta, con un punto menos que el equipo londinense. Chelsea es el otro equipo que parece estar a la altura por pelear el título. Sorprende, tal vez sí o tal vez no, el séptimo puesto del Manchester United y las once unidades que lo alejan de lo más alto de la tabla de posiciones.

Además en aquel país Luis Suárez sigue implacable. Ha marcado tres goles en las dos fechas de Premier League que se han disputado en 2014. El uruguayo lidera la tabla de anotaciones con 22 goles en apenas 16 partidos. Tiene un gol menos que en toda la temporada anterior con la mitad de los juegos. Una bestia.

8 ene. 2014

Yo vi jugar al Chino

LA RESEÑA DEL LIBRO



Álvaro Recoba, apodado como ‘el Chino’, no es un futbolista más. Se trata de uno de los más destacados de nuestro fútbol en las últimas décadas, a pesar de no haber logrado un buen papel con el seleccionado nacional. Sumamente habilidoso y propietario de una zurda mágica, el “Chino” es capaz de darle a la pelota una precisión que araña la perfección o un efecto pronunciado que muchos sólo soñarían con poder lograrlo. No por nada se convirtió en el futbolista mejor pago del mundo al jugar en el Inter de Italia. Evidentemente, Recoba no es uno más.

Por estas cosas, y por su vínculo con el Club Nacional de Football, Alejandro Luzardo y Fermín Solana intentan adentrarse en el camino recorrido por el “Chino”, desde su infancia hasta la actualidad, para comprenderlo mejor y, dicho sea de paso, conocer la verdad acerca de muchas cuestiones que han sido poco claras, dejando atrás la infinidad de rumores que se han creado en torno al crack uruguayo.

1 ene. 2014

El reto de los 25

¡Quién pudiera tener algo así!
Año nuevo, retos nuevos. Así he decidido comenzar la primera entrada en este primer día del presente 2014. El reto de los 25 será la manera de hacer oficial el desafío, por llamarlo de alguna forma, de leer veinticinco libros durante el año. Reconozco que para muchos amantes de la lectura este número puede sonar poco, y para otros, que no están muy familiarizados con ella, puede sonar algo elevado. Pero teniendo en cuenta que, en proyección, serían dos libros mensuales y, en el reinicio de la universidad, habrá momentos donde escaseará mi tiempo por las clases, me parece un desafío que fácil no va a ser pero tampoco inalcanzable.

Sinceramente no tengo confeccionada una lista con veinticinco títulos que desee leer. Probablemente, de manera informal, tenga unos apuntes que pasen ese número o muchos libros que, aun estando en esos apuntes, no vaya a leer. Incluso he llegado a pensar en releer algunos: Canción de Hielo y Fuego, empezando, una vez más, por Juego de Tronos, es tan solo un ejemplo.

A continuación dejaré los nombres de aquellos libros que tengo muchas posibilidades de leer, ya sea porque quiera leerlos o simplemente porque ya los tenga en casa: