24 jun. 2014

Una película en el césped

La sala se queda completamente a oscuras, excepto por la pantalla gigante que todo el mundo ve, y el silencio se extiende hacia cada uno de los rincones, por más recóndito que sean. La película inicia y el público va contagiándose poco a poco, en parte por la melodía, que actúa como cortina de fondo, y también por la propia historia que va desarrollándose. 

Los críticos pueden no darle una gran calificación por su originalidad, pero eso a los espectadores poco les importa. Estos últimos ven cómo el héroe crece y crece, sobrepasando un sinfín de obstáculos, venciéndolos con mucho esfuerzo y valentía. Lo ven alcanzar cosas que no había soñado con anterioridad, lo ven, prácticamente, rozar la gloria con sus manos, ¿o debo decir “con sus pies”? Sin embargo, cuando todo parece funcionar a la perfección, cuando la progresión de dicho héroe parece alcanzar su punto más alto y la contienda más importante (¿por qué no decirlo?) de su vida, está a poco tiempo de empezar, un nuevo obstáculo aparece, haciéndolo caer unos cuantos escalones de esa escalera tan costosa.

17 jun. 2014

Un repaso del Mundial

La competencia más importante en el mundo fútbol ha comenzado. La mayoría de los seleccionados ya han disputado su primer partido, ese partido debut que tanta incertidumbre trae consigo. A pesar de ello, y aún teniendo mucho por ver, los primeros noventa minutos permiten conocer ciertas tendencias de los equipos.

Tal vez lo más sorpresivo hasta el momento sea la dura derrota de España ante la Holanda de Van Gaal, pero tampoco puedo pasar por alto la victoria de Costa Rica frente al combinado uruguayo. Con respecto a esto último, he quedado decepcionado ante la falta de respuestas de la Celeste. La ausencia de Luis Suárez sólo quita ciertas posibilidades al nivel de Uruguay pero no lo explica todo.

12 jun. 2014

Ha llegado Brasil 2014

La pelota se mueve de un pie hacia otro, el tiempo parece detenerse como si lo demás fuera meramente secundario y el mundo mira hacia un único lugar. El Mundial ha llegado y es innegable, o eso, en realidad, ocurrirá en unas pocas horas, cuando Brasil y Croacia se enfrenten en el partido inaugural. Desde Sudáfrica hasta ahora han pasado cuatro años, muchas cosas, muchos partidos, ya fueran por clasificatorias o amistosos internacionales, lo cierto, al menos para mí, es que se han pasado volando.

Con esta entrada no pretendo nada claro ni específico, faltan unos veinte minutos para que sean las dos de la mañana y no ando con muchas luces que digamos. Sin embargo, no me parecía correcto no hacer una mención, por más mínima que sea, acerca de la Copa del Mundo, ese evento deportivo que a tantos nos gusta  (ver Sensaciones Mundialistas).