1 sept. 2012

Atlético conquista Europa


>> ATLÉTICO SE IMPONE CON UN FALCAO INCONTROLABLE

31 de agosto, el día señalado. Stade Louis II, el sitio elegido. Chelsea Football Club y Atlético de Madrid, los equipos en cuestión. A la hora señalada, el campeón de la Champions League y Europa League, respectivamente, saltaron al campo para conquistar la Supercopa de Europa. Trofeo que se disputa desde 1998 en aquella misma sede, en el Principado de Mónaco.

Camiseta azul para el conjunto inglés; rayas verticales, rojas y blancas, para los colchoneros de España. Tras el pitazo del árbitro central, el esloveno Damir Skomina, los veintidos actores del campo dieron inicio al espectáculo. En la previa podía presumirse cierta paridad entre ambos equipos, o incluso inclinarse la balanza para el Chelsea. Pero la realidad fue otra.

Al cabo de los primeros cuarenta y cinco minutos, la final ya estaba prácticamente definida. Tres a cero, parecía imposible de remontar. ¿Tres goles? Sí, tres, y todos del colombiano Radamel Falcao. ¿Cuál fue mejor? Para gustos colores. En el primero, realizó una endemoniada diagonal que liquidó a los centrales blues y definió con sutileza ante la salida de Cech.

El segundo tanto fue una obra maestra, y muy similar al marcado en la final de la Europa League frente al Athletic Bilbao. Falcao se tomó un par de segundos dentro del área, acomodándose para su pierna menos hábil, la zurda, y tras un preciso golpe, colocó efecto al balón que fue describiendo una curva hacia el segundo palo, para terminar acariciando la red en el final de su trayectoria. Golazo.

En el tercero, a pocos minutos de acabar la primera mitad, el turco Arda Turan se mandó una gran corrida y, con la pausa justa, habilitó a Radamel, quien entraría al área grande con la pelota en sus pies y no se lo pensaría dos veces; definición y un nuevo gol del Atlético, y para su cosecha personal, el tercero.

Más allá de la impresionante y productiva participación del delantero colombiano, me parece más que necesario destacar la labor de equipo del Atlético. Fue un equipo sólido y fuerte, dominante de principio a fin. Sin cometer errores atrás, y culminando casi todos sus ataques de manera acertada —terminando o no en gol—, pasó por encima del equipo rival.

Al arquero, prácticamente no se lo exigió. Miranda y Godín fueron verdaderas murallas, por arriba y por abajo. Incluso, el central brasileño se dio el lujo de marcar el cuarto tanto (a la postre, terminaría 4 - 1, con anotación de Cahill). Los laterales de ambas bandas, sumamente activos; para cerrar la defensa, y para ser siempre opción de pase animando los ataques.

Los mediocampistas, que se distribuían en cinco piezas, corrieron todo el partido. Pero lo más importante, lo hicieron con suma coordinación. Cuando había que marcar y presionar, se replegaban; cuando contaban con la posesión del balón, siempre se movían al vacío en busca de pase y se lanzaban para asociarse con el único atacante neto, el colombiano Falcao.

Adrián y Turan, por el centro o más tirados a las bandas; Gabi, Koke y Mario Suárez, dando un equilibrio perfecto. Presionando y cortando muchos pases británicos, y distribuyendo el balón de manera prolija. Exhibieron una regularidad mayúscula. Las tres variantes, realizadas por el Director Técnico Simeone, también ingresaron muy concentrados y con buena predisposición.

En resumidas cuentas, el Atlético de Madrid se impuso como equipo ante el Chelsea. Pero, a su vez, contó con actuaciones muy destacadas —la superlativa, Radamel Falcao y sus tres anotaciones— que terminaron por inclinar la balanza a su favor, demoliendo a los británicos. Y por ello, el equipo madridista obtiene la Supercopa 2012, conquistando así Europa, una vez más.


1 comentario:

  1. Muy buena crónica!
    Y ni hablar de lo hecho por Falcao, que nuevamente ha sido determinante en una final europea. Por otra parte yo esperaría que este Atlético siga así en la liga española al igual que Falcao, para que el torneo al final no se resuma en Madrid - Barsa.

    ResponderEliminar