21 nov. 2015

Unas palabras sobre The Leftovers



Recuerdo que terminando la cuarta temporada de Juego de Tronos, en HBO se anunciaba el estreno de una nueva serie. No era ni soy un gran amante de las series. De hecho, si me enganché con Juego de Tronos se debió a la curiosidad de ver en la tele una historia que conocía tras leer unos libros maravillosos y a la gran adaptación y fidelidad que, sobre todo las primeras temporadas, tuvieron. Pero dejando de lado esto y regresando al principio, la serie en cuestión era The Leftovers. No sé cómo, pero ver aquellos anuncios, seducido sobre todo por la música de los adelantos, hizo que me planteara seriamente verla. Y lo hice.


Antes de mencionar cualquier cosa relacionada a la historia en sí, quiero puntualizar un par de cosas generales que me agradan. La primera son los personajes. Sin historia, evidentemente no hay personajes, pero siento que acá los personajes son los que van enriqueciendo la trama. No entiendo ni de cine ni de actuación, pero lo que me queda a mí tras ver estas dos temporadas —la segunda va por el capítulo seis o siete— es la sensación de sentirlos únicos, con identidad, creíbles. En definitiva, los siento muy buenos. En determinados momentos, dadas algunas situaciones, llegan a emocionar. Ligado a los personajes destaco el texto en los diálogos.

Lo segundo a puntualizar, es que no hay nada de relleno. Al menos, no en la primera temporada y diría que es imposible que en la segunda suceda algo distinto. Es más, a veces uno se pregunta si en diez capítulos —que es lo que dura cada una— da para todo lo que hay que contar. Sabe a poco, porque es muy intenso. Supongo que si debiera elegir entre capítulos con poco contenido u otros con mucha intensidad, me quedo con los segundos. Y así siento a esta serie.

Entrando en lo que sería la historia, lo primero a decir es que nos encontramos con que parte de la humanidad desaparece sin un motivo aparente un día determinado en una hora determinada. Las personas que no desaparecen y que en ese instante previo estaban con los desaparecidos, quedan afectadas, como es fácil presumir. Es en un pequeño pueblo estadounidense donde nos centraremos, siguiendo la vida del jefe de policía local, su familia y varios habitantes más, como el reverendo de una pequeña iglesia. Pero todos, ya sea por haber sufrido la pérdida de un familiar o no haberlo hecho, terminarán siendo víctimas de las consecuencias.

Entre las personas que veremos debemos sumar a unas que visten todo de blanco y que no hablan. Para desconcierto del resto, fuman y no paran de fumar, y van a determinadas casa y pasan horas fuera, esperando, esperando que la paciencia de los residentes se agote y terminen reaccionando. Algunos se unirán y otros simplemente los agredirán. Pero no diré mucho más de este grupo singular.



Hablé de los personajes, de lo intensos que me resultan los capítulos y también de los sujetos vestidos de blanco que viven para fumar. Pues bien, ¿por qué me gusta esta serie? ¿Por qué pretendo dedicarle una entrada para de alguna manera dejarla para siempre en este rincón del blog? Cuando me preguntan de qué va, me quedo pensando y me resulta difícil dar una respuesta y quedar satisfecho. A veces siento que no capto todo lo que va en la trama, y a veces simplemente asumo que es normal que así sea, porque hay mucho por resolver aún. Es esta sensación de intriga, de no saber lo que ocurrirá mañana ni por qué ocurre lo de hoy, sumado a todo lo anteriormente dicho que me agrada, que hacen que me guste y mire con mucha expectación a The Leftovers.

Repito. A veces no es que no la entienda, sino que se asemeja a un puzle y que capítulo a capítulo vamos encontrando la pieza nueva que encaja con las demás. Pero en determinados momentos, nos encontramos con un nuevo puzle dentro del anterior y allí todo pareciera complejizarse un poco más. Y en definitiva esto también la convierte en algo emocionante y digno de ver.

Sin mucho más por agregar y temiendo haber divagado mucho —dada la hora que es—, me despido. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario