19 ene. 2013

Violencia… ¿hasta cuándo?

La verdad es que preferiría no tener que escribir una entrada acerca de esto, pero es un tema que se ha vuelto tan cotidiano que no se lo puede evitar. La violencia pareciera no tener fin y se va extendiendo como si fuera un incendio. No hablo únicamente en el deporte —donde intentaré centrarme más adelante—, sino que en la sociedad.

La pregunta que me hago, y como casi todo el mundo, es ¿hasta cuándo? ¿Cuándo va a terminar esto? ¿Cómo hay que hacer para terminarlo? De esta última interrogante siempre surgen muchas soluciones, pero siempre presentan algo negativo, como por ejemplo, “demasiado trabajo” para llevarla a cabo, o inviable en lo económico.

Gente que mata, gente que roba, gente que viola y continúa impune. Ya pareciera ser cosa de todos los días. Lastimosamente la policía —empezando por su máxima autoridad, el Ministro del Interior— pareciera no dar pie en bola. Ya no hablo de dar garantías en un espectáculo deportivo, como puede ser un partido de fútbol, sino que en el día a día, por la calle, en la mayoría de las ciudades, ya sean pequeñas o grandes.

Centrándome ya únicamente en el deporte, específicamente en el fútbol, ¿es imposible detener la violencia, cambiar la pisada? Tenemos un ejemplo, un ejemplo de hace ya uno cuantos años, donde sí han cambiado, donde ahora parece un mundo perfecto. Hablo de Inglaterra. En su momento, los ingleses estaban muy, pero muy, peor que nosotros. No era cosa de que moría una persona, sino que morían decenas, por no decir un centenar. Las batallas entre barras de equipos rivales eran verdaderas guerras, un desastre.

Bajo mi opinión no hemos llegado a ese punto tan oscuro como los ingleses, y por eso internamente me pregunto: si ellos pudieron, ¿por qué nosotros no? Algunas medidas que tomaron los británicos fue subir sensiblemente la entrada para ir a un partido. Esto “alejaría” de las canchas a la gente no muy pudiente, ¿sería válido para nuestra realidad? Digo, posiblemente Nacional, Peñarol, Defensor Sporting y algún equipo más, pudieran llevar, bajo estas condiciones, un marco de público decente, ¿pero y los demás? De por sí no se tiene una gran población en el país, ¿qué serían de aquellos partidos donde se enfrentan equipos chicos? ¿Cuántas personas presenciarían eso? ¿Es esa la solución?

Hoy leía una noticia en Tenfield Digital que me causó gracia. No sé quién de la Mutual propuso quitar los tejidos de las canchas de fútbol, ¿acaso está loco? Sí, en Inglaterra eso se hizo, y seguramente sería una idea extraordinaria llegar a eso, ¿pero ya? Creo que si se hiciera eso ya terminaríamos en una masacre.

Una lástima y como verán tampoco tengo soluciones. Pero de lo que sí estoy seguro es que con parar el fútbol diez días, con sacarle puntos a un equipo cuyo simpatizante quita una vida —como ocurrió en el básquetbol—, no es una solución. Solución es hacer que algo ya no ocurra más, esas son simples medidas que pueden, si se quiere, “justiciar” deportivamente hablando a las instituciones, pero no para erradicar la violencia. Tarde o temprano, volverá a ocurrir.

Los miembros del gobierno deberían ocuparse más acerca de esto, no precisamente del deporte, sino de la violencia en la sociedad —donde aquí sí se incluye a la que ocurre en el deporte—, en vez de legalizar o no legalizar la marihuana. Y la policía, la policía si no mejora, nos vamos, lisa y llanamente, al carajo. Si no hay presencia policial, si la misma policía no puede darte garantías… hey, amigo, estamos jodidos.

En fin, creo que todos, desde nuestra parte, podemos contribuir a no generar ni impulsar la violencia. Lo malo es que a veces hacemos algún comentario, que justamente busca provocar, tal vez una broma, o que se yo, pero que en otro contexto quedaría por eso. Pero hay gente sensible, gente enferma, que ante cualquier cosa ya agrede dejando atrás ciertos “límites”, quitando la vida a otras personas, por ejemplo.

Eso es todo por hoy. Nos vemos pronto.

1 comentario:

  1. La verdad muy buena entrada Martín, debías hablar de este tema que asóta a la sociedad y que también se explaya hasta el mundo del deporte. Creo que no somos los únicos que decimos ¿hasta cuando tendremos que aguantar esto? yo creo que la violencia en el deporte lo está matando lentamente y no se disfruta como antes (época de nuestros padres o incluso abuelos) eso era el deporte. Espero que tarde o temprano se solucione estos inconvenientes, aunque repasando lo que hicieron anteriormente, será mas tarde que temprano.

    ResponderEliminar