17 ene. 2014

Fútbol en tres colores

A pesar de que varios países han detenido su actividad futbolística a fines de año y principios de enero, pareciera que siempre hay temas de que tratar en el mundo del fútbol. Acá vamos, aunque evidentemente el contenido central de esta entrada está implícito en su título.

En Inglaterra, esa extraña liga que sorprende al mundo, temporada a temporada, por no tener descanso ni en festividades navideñas ni en principio de año, Arsenal lidera la tabla con 47 puntos en 21 juegos disputados; Manchester City es su escolta, con un punto menos que el equipo londinense. Chelsea es el otro equipo que parece estar a la altura por pelear el título. Sorprende, tal vez sí o tal vez no, el séptimo puesto del Manchester United y las once unidades que lo alejan de lo más alto de la tabla de posiciones.

Además en aquel país Luis Suárez sigue implacable. Ha marcado tres goles en las dos fechas de Premier League que se han disputado en 2014. El uruguayo lidera la tabla de anotaciones con 22 goles en apenas 16 partidos. Tiene un gol menos que en toda la temporada anterior con la mitad de los juegos. Una bestia.


En España, Barcelona y Atlético de Madrid comparten la punta con 50 puntos, y Real Madrid los sigue de cerca, a tres. Los ‘colchoneros’ han hecho una gran mitad de liga, a la altura de los dos grandes y también cuentan con una actuación destacable en Liga de Campeones. En Italia, Roma, que había comenzado con nueve victorias, comenzó a perder ritmo y Juventus logró superarlo en todos los ámbitos. Ocho puntos separan al líder del equipo romano.

Y en nuestro continente, excluyendo a Brasil, varios países que se ajustaron al calendario europeo (aquí excluyo a Chile) parecerían tener dos temporadas de seis meses, dos pretemporadas, con todo lo que esto implica. Una gran pérdida en el ritmo de competición. Es el momento de los torneos de verano, esas copas amistosas que se disputan en unos tres o cuatro días. Es lo que usualmente ocurre en Argentina y también en Uruguay.

En Uruguay se dio, hace unos días, la Copa Bandes. Como suele ocurrir en enero, los equipos grandes, Nacional y Peñarol, se enfrentaron, disputando el Clásico del fútbol uruguayo. Los noventa minutos terminó con un cero a cero en el marcador, aunque con superioridad del conjunto tricolor que no pudo concretar en el arco rival. Es cierto que Peñarol jugó mucho tiempo, casi una hora, con un hombre de menos, pero no pudo pasar la mitad de la cancha con criterio en el segundo tiempo. Nada elaborado. No pisó las áreas, ni siquiera con los once hombres en el campo de juego. No remató al arco en todo el partido, excluyendo remates de tiros libres de Pablo Lima. Nacional logró vencer en los penales, estando más preciso en esa etapa de definición.

El capitán Andrés Scotti levantando la Copa Bandes en la coronación
También debo destacar que Nacional resguardó en ese partido la mayoría de los considerados titulares, que sí tuvieron presencia en la final ante Sporting Cristal de Perú. Final que ganó tras vencer al conjunto celeste 3 a 0. Es más que probable que para el siguiente clásico de verano, a disputarse el lunes 20 de enero, los equipos uruguayos, ambos, presenten ya una alineación más cercana a la real cuando comiencen las competiciones oficiales.

De esos dos partidos, y con esto cierro la entrada, pueden destacarse un par de cosas en el Bolso: Pelusso utilizará un sistema táctico 4 2 3 1 (no me gusta hablar mucho de esto, pero me parece a destacar), y los jugadores, en líneas generales, mostraron otra actitud a la hora de recuperar la pelota. También, más allá de esa presión agresiva que ejercieron, Nacional pareció en la mayoría de los casos bien parado cuando el rival intentaba generar juego.

Esto es todo por ahora. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario