1 oct. 2013

Un “Arsenal” de buen fútbol

Antes de hablar un poco del partido que jugaron hoy Arsenal y Napoli en el marco de la UEFA Champions League, me gustaría hacer dos puntualizaciones que considero importantes.

La primera es en cuanto al entrenador. Los jugadores que utiliza, tiene para usar o se encuentran en su plantel, hablando específicamente del medio campo, dicen mucho del entrenador. Si en tu plantilla tienes futbolistas del estilo de Aaron Ramsey, Jack Wilshere, Mesut Özil, Mikel Arteta, Tomas Rosicky, Cazorla, entre muchos otros, y haces que jueguen la mayoría juntos, evidentemente es por algo, no es casual.

La segunda puntualización que quiero hacer va más por el lado de las características de los jugadores aunque también tiene de fondo la idea del entrenador. Para jugar un fútbol rápido no se necesitan jugadores rápidos, sino con visión y buen manejo, que puedan jugar de primera, que sepan elegir la opción correcta, y también ubicarse para recibir, además de darle continuidad a la jugada.

Evidentemente, explícita en la primera e implícita en la segunda, me estoy refiriendo al Arsenal de Wenger. Hoy no jugó Theo Walcott, el jugador más rápido del equipo londinense en cuanto a condición física, pero sí lo hicieron juntos Arteta, Rosicky (que fue sustituido por Wilshere), Ramsey y Özil, junto a Flamini, quien si bien posee un manejo decente es más táctico, y no faltó dinámica ni sorpresa en el equipo local.

Lo de Özil hoy, junto a Ramsey, fue lo más destacado del partido. El futbolista alemán de origen turco estuvo inmiscuido en las situaciones más importantes del encuentro. En el primer gol apareció desde atrás, al borde del área, para conectar de primera un golpe preciso que irrumpió contra el palo derecho del arquero Reina. Pura técnica. Y en el segundo, recibió de Giroud, manejó la pelota el tiempo suficiente para colocársela de nuevo al francés, quien llegó para conectar al borde del área pequeña.

En cuanto a la actuación del galés, se lo vio sin errores hoy. Todo lo que hizo era correcto y es muy importante para el juego del Arsenal. Sus gestos técnicos son brillantes, da placer verlo jugar. Al menos, a mi me da placer. Fue el asistente por banda derecha del primer gol, que finalmente concretó Özil.

Hablando más general del partido, creo que el primer tiempo fue muy bueno, pero solo por parte del club inglés. Los italianos no sé qué pretendieron hacer hoy. No sé si no pudieron o no quisieron. La baja del argentino Higuaín puede ser una explicación de su poco peso ofensivo, pero la realidad es que fueron superados, de principio a fin. En el primer tiempo podían haber encajado algún gol más, y en el segundo llegaron con tiros desde fuera, que no provocaron demasiada inquietud para la defensa local.

La actuación del Arsenal ilusiona, no sólo a sus hinchas, sino a los amantes del buen fútbol. La interrogante que queda por responder aún es si logra mantener este nivel en otra clase de partidos; posiblemente hayan rivales que sí le creen problemas, como el Borussia Dortmund, y es allí donde se verá el verdadero potencial de los ‘gunners’ y para qué están en esta competición europea.

Lo que quería destacar, ya lo he hecho. Nos leemos en la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario