10 ago. 2014

Los Pilares de la Tierra

Entre el período de revisiones y el diminuto tamaño de las letras de las incontables páginas creí que no iba a terminar nunca «Los Pilares de la Tierra», una obra maravillosa de Ken Follet ambientada en la Edad Media. Pero como pude fui avanzando y este fin de semana, hace apenas un rato, lo terminé. La sensación que me quedó fue que a pesar de todos los contratiempos que se fueron generando para desarrollar la lectura es un libro altamente recomendable y una historia que merece ser leída sea como sea. Es largo, es cierto, pero hay de todo y podría decir que no existe ni siquiera una página que esté sobrando, como si fuese de relleno. 

Se trata del tercer libro que leo del escritor galés —los anteriores fueron La caída de los gigantes y El invierno del mundo, las dos primeras partes de la trilogía “The Century”—; otro más de sus “largos”, y en este caso puntual superaba las mil páginas. Pero detenerme solamente en la cantidad de las páginas y no en la calidad del libro sería bastante errado de mi parte.



Título original: The Pillars of the Earth
Autor: Ken Follet
Género: Novela histórica
Fecha de publicación: 1989
Editorial: Debolsillo
Páginas: 1039

El período histórico considerado va desde el hundimiento del White Ship hasta el asesinato del arzobispo Thomas Becket, en el siglo XII. Entre medio de ambos acontecimientos hay lugar para una devastadora y extensa guerra civil, que dura muchos años, en donde la mayoría de los terrenos pasan a ser tierra de nadie, sin lugar para el preponderante papel de la ley y su consecuente justicia. A dicho período se lo conoce como la Anarquía inglesa.

Hay un gran número de personajes, muchos de ellos memorables, que más aquí o más allá terminarán relacionándose a lo largo de la historia. Vale destacar, y esto no es nuevo en los libros de Follet, que la historia transcurre durante varios años haciendo en muchos casos que los personajes crezcan —de niños a adolescentes, de adultos a ancianos— y ese crecimiento se ve reflejado en todo sentido, no sólo el aspecto. Uno de los ejemplos más notorios puede ser la vida de una muchacha que pertenecía a la nobleza, quien fue despojada de todas sus comodidades y se vio obligada a ganarse las cosas con sus propias manos. Paso de vivir en una burbuja, en donde bastaba con elevar la voz para que le hicieran caso, a tener que empuñar una daga para defenderse a sí misma.

La historia se sostiene en principio por una familia humilde encabezada por un albañil, que recorre largas distancias para encontrar trabajo. Su vida, y la de su familia, no será fácil, y llegará un momento crucial en donde deberá decidir dejar atrás una importante parte de su alma. A eso podemos sumarle la actividad de un clérigo en particular cuyo nombre es Phillip —de los más importantes en toda la historia—, quien gracias a su habilidad para poner las cosas en orden, entre muchas otras, asciende varios escalones y adquiere una destacada relevancia en su región. Además, tal vez otro de los condimentos imprescindibles de la historia, hay que considerar la humillación que recibe la familia Hamleigh —pequeña nobleza— de parte del conde (en realidad sería de su hija) de Shiring. Al principio cada una de estas cosas no pareciera tener demasiada relación entre sí, pero todo se irá aproximando una vez comience la construcción de una catedral que será sublime para su ubicación.

Para no extenderme demasiado hablando de los personajes de la historia, que son muchos y muy ricos bajo mi punto de vista, y evitar así cualquier spoiler no deseado, les hablaré superficialmente de dos. El primero de todos es William Hamleigh. Para ser breve, claro y conciso, les diré que me cae mal, muy mal, pésimamente mal. Se darán cuenta porqué cuando vayan avanzando. De todos modos, es un personaje que le da sentido a la historia, y si ésta tiene esos momentos de sube y baja en tensión y emoción debemos agradecérselo a este muchacho-hombre-veterano.

El otro que quiero resaltar, y probablemente al principio resulte un tanto extraño, es Jack Jackson. Jack es, aparentemente, un chiquillo reservado de cabellos color zanahoria. Vive con su madre, Ellen, en el bosque y no parece tener demasiadas luces. Pero estas son únicamente las primeras impresiones. Comprenderemos que en realidad Jack sabe más de lo que parece y que también cuenta con más ingenio de lo que podríamos imaginar. Es otro de los personajes que va sufriendo un evidente crecimiento desde todo punto de vista. Cuando lo vemos por primera vez tiene unos once años y sufre los tormentos de su hermanastro (sí, lo tendrá). Para cerrar su breve presentación les cuento que siente mucha curiosidad por el conocimiento y siempre andará dispuesto a comprenderlo todo.

A continuación les compartiré una breve sinopsis.

El gran maestro de la narrativa de acción y suspenso nos transporta a la Edad Media, a un fascinante mundo de reyes, damas, caballeros, pugnas feudales, castillos y ciudades amuralladas. El amor y la muerte se entrecruzaran vibrantemente en este magistral tapiz cuyo centro es la construcción de una catedral gótica. 
La historia se inicia con el ahorcamiento público de un inocente y finaliza con la humillación de un rey. 
Los pilares de la Tierra es la obra maestra de Ken Follet y constituye una excepcional evocación de una época de violentas pasiones.

Y ahora unas líneas de la historia, un pequeño fragmento.

El tañido de una campana rompió el silencio; era el inconfundible toque de alarma. Jack se quedó helado. Si entraba en ese momento se darían cuenta. Pero si no lo hacía… 
Se abrió la puerta de la casa y apareció Martha. Jack la miró a los ojos aterrado. 
—¿Dónde has estado? —le preguntó la niña con voz muy queda—. Hueles a humo.
Página 257. 


Reiteraré una vez más que recomiendo la lectura de Los Pilares de la Tierra. Y para ir cerrando con esta entrada les cuento que existe una segunda parte de esta historia. El nombre de la secuela es «Un mundo sin fin» y pienso leerlo a finales de este año —o principios del otro—. Si no me equivoco se ambientará unos cuantos años después, dando lugar, supongo, a los personajes más jóvenes del presente libro que aparecerán como adultos en el siguiente.

Esto ha sido todo por hoy. Hasta la próxima.



(*) La editorial y el número de páginas que menciono hacen referencia a la publicación del libro que tuve la oportunidad de leer.



1 comentario:

  1. Si no fuera que entro a chismosear el blog hoy, no me entero de que habías hecho una reseña de Pilares. Comparto tu opinión de que es un libro realmente recomendable, aunque no se porqué en mí caló más su continuación *-*

    Deberías hacer más reseñas literarias, te quedan demasiado bien. O será que como soy negada de los deportes (especialmente el futbol) tus entradas al respecto no me atraen v_v

    Decirte además que te nominé a un jueguito en mi blog.

    http://nad-chan-beloved.blogspot.com/2015/04/nominacion-bloggero-con-buen-rollo.html

    No estás obligado a responder (?) aunque yo si estaba obligada a nominar, y creo que valías la nominación.

    Un abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar