12 nov. 2012

Influencia Suárez



Luis Suárez juega, Luis Suárez marca diferencia. Se siente de manera notoria la dependencia que tiene su equipo y lo sienten así sus rivales; quienes terminan por temerle. Héroe o villano, según el cristal con que se lo mire. ¿Insistente? ¿Vertical? Posiblemente sean esas dos sus principales cualidades, además de su potencial físico-técnico que toda estrella a ese nivel tiene.

Los fanáticos de Anfield lo aman de manera tal que lo consideran su héroe; el resto de Inglaterra, lo odia viéndolo como un villano. A ciencia cierta, manías tiene Luisito. Una de ellas, y que deberá corregir, es el hecho de simular. Pero también es verdad que más de la mitad de veces que lo amonestan por fingir, en realidad es una falta verdadera. Bajo los ojos de los jueces ingleses, es más factible ver una zambullida que falta en sí; lo negativo de dicha manía.

Esta temporada prometía ser bastante buena para el Liverpool. Hasta el momento, en la liga inglesa no ha mostrado mucho. Es decir, su intención de juego puede considerarse relativamente buena, pero en cuanto a posiciones, no. Se encuentra prácticamente en mitad de tabla y muchos de los puntos que ha obtenido ha sido más mérito individual que gran actuación colectiva. Es por ello que la inspiración de Luis Suárez es importantísima para los que visten completamente de rojo.

No sólo hace goles, también los cede. Si la pelota no le llega al área, baja y se encarga él mismo de distribuir. Se mueve a la banda o se retrasa unos metros. Tira una pared, un caño, pero siempre para adelante. Su vértigo y verticalidad lo convierten en un delantero temible para cualquier defensor, que siempre se ve ‘desnudo’ ante el mano a mano del uruguayo. Y cuando parece que la situación está controlada, ahí se inventa algún hueco, lanza la pelota y escapa a pura potencia.

Si no es una genialidad individual, regateando rivales y quitándoselos de encima, es un remate desde fuera o muy lejos. Incluso ha tomado la decisión de ejecutar tiros libres teniendo al lado a Steve Gerrard, emblema del equipo liverpoolense; y lo mejor es que ha marcado goles de esta manera. Y también ingeniándose para ganar de cabeza en el área rival, o haciendo muestra de su gran control para picar atacando el espacio detrás de los centrales, y en velocidad definir, ya sea de primera o dribleando al arquero.

Y sí. La presencia de Suárez se siente. Lo sienten los de Anfield y también sus rivales. Su influencia se hace indiscutida.

1 comentario: