28 nov. 2013

Se viene el Mundial de Clubes 2013



El 11 de diciembre del presente año comenzará a disputarse la competición más importante del mundo a nivel de clubes, la que reúne a los grandes campeones de los diferentes continentes: la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013. La novedad más llamativa de esta edición es el cambio del país organizador, ya que Marruecos será el encargado.

Marruecos tendrá su propio representante por ser la tierra organizadora; Raja Club Athletic es el último campeón de aquel país y por eso se ha ganado ese derecho. Es comúnmente conocido como Raja Casablanca.

Por el continente africano aparece el equipo egipcio que últimamente monopoliza ese sitio privilegiado: Al Ahly. Ha ganado durante su extensa historia de 106 años ocho veces la Liga de Campeones de África, además de ser el vigente bicampeón de la competición. Fue considerado por la Confederación Africana de Fútbol como el “club africano del siglo”, distinción que se ganó por ser el más laureado de su continente durante el Siglo XX.

Dirigiéndonos al norte nos encontramos con el viejo continente. Por parte de Europa el participante será Bayern Múnich. El equipo de Baviera será el primer alemán en disputar el Mundial de Clubes, a pesar de tener en sus vitrinas dos Copas Intercontinentales (1976 y 2001). De la manera en que ganó la pasada UEFA Champions League, y de la manera en que está disputando la actual, Bayern Múnich es sin dudas el máximo candidato para llegar a la final y ganarla.

El campeón de la última Copa Libertadores de América, Atlético Mineiro, será el representante de CONMEBOL. El equipo oriundo de Belo Horizonte está disputando por primera vez un torneo a nivel mundial en sus 105 años de existencia. En 1950 realizó una gira por Europa, yendo incluso a la ciudad de Múnich, donde se enfrentó al TSV 1860 München (venció 4 a 3), vecino y rival del Bayern Múnich. Es el otro candidato “fuerte” que tiene la competencia, el otro equipo que tiene grandes chances de encontrarse en la final.

Un equipo de México será el que representará a la CONCACAF. El Club de Fútbol Monterrey, conocidos como los rayados, ya tiene una importante experiencia disputando la competencia. Monterrey ha ganado las últimas tres ediciones de la Champions League de Centro y Norteamérica, eso explica su pronunciada y reiterada participación en el Mundial de Clubes. Su mejor participación es la del año pasado, siendo tercero tras vencer a Al Ahly.

Por el continente asiático estará Guangzhou Evergrande. Se trata de un equipo de China que en los últimos años ha invertido fuertemente para tener un nivel decente y conquistar Asia. Tras una serie de frustraciones en los años recientes, el conjunto chino logró consagrarse como campeón de la Liga de Campeones de Asia. Es posible que su participación no pase desapercibida en el Mundial de Clubes, ya que la competencia para llegar a él ante rivales japoneses y surcoreanos, entre otros, es sumamente alta.

El séptimo y último equipo de la edición 2013 del Mundial de Clubes viene desde Oceanía, más precisamente desde Nueva Zelanda. Su nombre es Auckland City y ésta es su quinta participación. Es el vigente tricampeón de su continente. Recordemos que desde que Australia compite en el continente asiático, el fútbol neozelandés es el abanderado de Oceanía. Las continuas participaciones de Auckland City abalan esto último, aunque incluso ante australianos ya había llegado a la competición de nivel mundial.

La final está fijada para el 21 de diciembre y se disputará en el estadio Marrakech. Es muy probable que Bayern Múnich llegue a esta última instancia y se consagre campeón, es el más fuerte de los siete, al menos a priori. Los otros equipos, como Atlético Mineiro y Monterrey (podríamos incluir al conjunto asiático o africano), tendrán la oportunidad de medirse ante, probablemente, el equipo más poderoso del mundo.


23 nov. 2013

La frase: el Aprendizaje

Les voy a contar una pequeña historia que da vida a esta entrada, de esas que ocurren de casualidad. Hace unos meses, no recuerdo con exactitud cuántos, pero sé que más de uno o tal vez dos, estuve discutiendo conmigo mismo las carreras universitarias que me llamaban la atención y por qué elegí la que elegí y no esas otras —que tampoco eran muchas— que parecían interesantes.

Entre esas otras que no elegí se encontraba Arquitectura. Siendo sensato, creo que no es como para mí porque evidentemente se necesita cierta habilidad para dibujar, cosa que me gustaría aprender pero en realidad no sé, soy bastante malo; también he visto que suelen hacer muchas maquetas, y tampoco se me daría demasiado esto. Tal vez lo que me resulte más llamativo sea los trabajos por computadora, utilizando los programas que hacen diseños, maquetas en 3D, etc.

Sin profundizar más en lo anterior, les cuento que ingresé a la página oficial de la Facultad de Arquitectura y anduve investigando las carreras, los distintos planes de estudio, los ciclos, las asignaturas, etc. No sabría explicarles cómo, ya que no recuerdo adonde fui exactamente, pero en un archivo que descargué, prezi para ser más preciso, encontré una frase que llamó mi atención y me gustó bastante. En base a esa frase, acerca del aprendizaje, hice una pequeña imagen.


El autor de la frase es Herbert Alexander Simon, economista, politólogo y teórico de las ciencias sociales. Nació en Milwaukee, Estados Unidos, el 15 de junio de 1916. En 1978 ganó el Premio Nobel de Economía por ser «uno de los investigadores más importantes en el terreno interdisciplinario» y «porque su trabajo ha contribuido a racionalizar el proceso de toma de decisiones». Fallece el 9 de febrero de 2001. Admito que el perfil de este norteamericano, al haber leído un poco acerca de él, me agrada.

Volviendo a la frase en sí, me parece útil recordarla de vez en cuando, sobre todo cuando nos encontramos atareados, abrumados, o no sabemos por dónde empezar para estudiar o cómo encarar la cuestión. El hacer es necesario y el pensar, bajo mi punto de vista, es lo fundamental. Combinando ambas cosas llegamos a lo buscado: el aprendizaje.

18 nov. 2013

¡Cómo les duele!


No está bueno generalizar, y no es mi idea hacerlo, hoy y aquí, pero no caben dudas de que a unos cuantos les duele. Les duele ver que Nacional a nivel institución se haya estabilizado del presunto caos del cual ellos hacían un mayor eco; les duele ver a Nacional sólido en la tabla de posiciones, en el juego partido a partido, donde le buscan hasta la quinta pata al gato para concluir en sus “profundos” análisis que el tricolor comete errores, que sus futbolistas están mal, o que el rival jugó mal y por ello los trámites se dan como se dan. Para colmo en la otra esquina están bastante jodidos.

Y ahora, a una semana del partido más importante del fútbol uruguayo, intentan hacer una especie de campaña que confunde a distraídos. Intentan desprestigiar al entrenador Arruabarrena, quien, sin temor a equivocarme, en el acierto o en el error en cuanto a una decisión (por ejemplo, un cambio durante un partido), toma decisiones coherentes y, si algo no le gusta y salen las cosas mal, es el primero en reconocerlo públicamente y no hacer un teatro para las masas.

Les duele también eso. El perfil de Arruabarrena. Desde que llegó a Nacional, el entrenador argentino, al menos bajo mi punto de vista, se ha comportado diez puntos. Se ha manejado así. Incluso en las controvertidas decisiones (sobre todo, y una vez más aquí aparece la prensa, para alimentar esas presuntas controversias), el Vasco fue de frente, fue sensato y lo que dijo, lo hizo. No le tembló el pulso para decirle a Alejandro Lembo que ya no podía jugar más (o que no podía seguir en Nacional), tampoco con Abreu o Medina, a quien les dejó más que en claro que antes de ellos habría otros compañeros del plantel que serían tomados en cuenta como prioridad. Esto último fue más tela para los periodistas.

Recuerdo cómo salieron a decir “los dirigentes se lavan las manos, traen a Arruabarrena para que haga LIMPIEZA en el plantel de Nacional, y si pierde unos partidos, lo echan y listo”. Pero como siempre ocurre cuando NO ocurre lo que ellos creen, son los propios periodistas los que se lavan las manos: “no, jamás dije eso.” Para lástima de ellos, o mejor dicho, para suerte nuestra, siempre hay grabaciones que desenmascaran a los hipócritas.

¿Y por qué esta entrada? Porque como en el último partido, en donde Nacional gana con tres goles de Iván Alonso y uno de Alexander Medina, el Vasco recurre al ‘Cacique’ por primera vez en el Apertura, los tejidos de la prensa comienzan a nacer. “Quinta o sexta opción”, había dicho el entrenador. Y así fue. Iván Alonso es inamovible, pero Nacional utiliza dos delanteros; Porta estaba lesionado, Cavallini tuvo su oportunidad desde el vamos y no pudo repetir lo hecho cuando entraba desde el banco; Juan Cruz Mascia, el último en tener la oportunidad de ser titular, no llenó del todo el ojo (aunque, al menos para mí, hizo las cosas bastante bien); y el Morro García, que en sus últimos minutos se lo veía lejos de su nivel óptimo. Todas esas circunstancias ameritaban el regreso de Medina. Tal vez pocos o nadie lo esperaba, pero visto lo sucedido, al margen del gol, fue un acierto del DT darle esa oportunidad.

Por los minutos que jugó en Melo, noté que Alexander Medina se quedó en Nacional para lucharla, a pesar de no ser de las primeras alternativas, y sumar al equipo. No sé si todos lo verán así, pero me dio satisfacción. Además, dentro de lo que cabe, lo vi bastante bien con la pelota. Evidentemente el confiaba en que alguna oportunidad iba a tener. La tuvo y la aprovechó.

Y Arruabarrena volvió, una vez más, a callar varias bocas, o provocar que de esas bocas salieran nuevas excusas para seguir ensuciando la cancha. Les duele que diga que Nacional jugó mal cuando jugó mal, y que debe mejorar aunque gane; les duele porque en la vereda de enfrente hay un tipo que lo único que hace es vender cosas que no hay (y además algunos hinchas ingenuos han de comprar, pobres ellos). Les duele, y de manera doble, porque el equipo que iba a pelear un torneo internacional con chances de ganarlo, para los periodistas así se había armado, está realizando una penosa campaña a nivel local habiendo quedado fuera en primera ronda. Y sí, la alerta naranja es peligrosa, aquí en Uruguay como en Chile y Sud América. Lo siento, debía decirlo.

¿Y qué más? Eso: ¡cómo les duele!

10 nov. 2013

La historia del Seattle Sounders


En el año 2009 llegó a la MLS, liga estadounidense de fútbol, un nuevo equipo de expansión: Seattle Sounders FC. Este equipo cuenta con varias particularidades; entre ellas destaca una hinchada bastante enérgica que lo acompaña siempre cuando disputa los encuentros en su estadio. Esta fuerte fidelidad no se construyó en los cinco años desde que los Sounders llegaron a la principal liga de su país, y para entenderla es necesario conocer los verdaderos orígenes de este equipo de la ciudad de Seattle.


Inicio en la NASL

El “primer” Seattle Sounders fue fundado el 23 de enero de 1974. Se trató de un equipo profesional de la North American Soccer League (NASL) oriundo de la portuaria Seattle en el estado de Washington. Las actuaciones más destacables fueron las dos llegadas al Soccer Bowl (similar a la actual final de la Copa de la MLS), en donde enfrentó al New York Cosmos en ambas ocasiones y fue derrotado; los resultados fueron: 2 a 1 en 1977 y 1 a 0 en 1982.

Un año más tarde de su segunda Soccer Bowl disputada, Seattle Sounders se disuelve. Esto ocurre a pesar de las multitudes impresionantes que lo acompañaban y a los sólidos resultados logrados en las últimas temporadas; el estado crítico de la liga, que había entrado en decadencia, fue crucial para el quiebre.

(*) La NASL fue disuelta en 1985, siendo en el año 1984 su última temporada.


El regreso de 1994

El equipo de la ciudad esmeralda volvía a la acción en el año 1994, siendo un nuevo club pero manteniendo de cierta manera la esencia de su antepasado (mismo nombre, por ejemplo). Esta vez era en la American Professional Soccer League donde competía. Vale destacar que desde 1997 cambió una vez más de liga (pasó a la USL First Division) pero manteniéndose en activo y sin interrupciones.

Este segundo pasaje de quince años fue sumamente más exitoso que el anterior. Logró disputar varias veces las etapas finales y se consagró cuatro veces como campeón de los playoffs (1995, 1996, 2005 y 2007). Además tiene en su haber una final perdida en el año 2004. Su última temporada en la USL fue en el año 2009, donde terminó eliminado en cuartos de final.

Seattle Sounders mantuvo una importante rivalidad con dos equipos de la liga: Portland Timbers (equipo ubicado al sur) y Vancouver Whitecaps (al norte, en Canadá). Los tres equipos disputan anualmente desde 2004 la Cascadia Cup —nace como iniciativa de los seguidores—, habiendo sido conquistada por los Sounders en 2006 y 2007. La particularidad extra de estos tres equipos es que actualmente se encuentran todos en la Major League Soccer; la rivalidad persiste.


Equipo expansión de la MLS

Desde la temporada 2007 se sabía que Seattle Sounders se uniría a la máxima competición del fútbol de Estados Unidos. Había sido galardonado como franquicia expansión: sería el decimoquinto equipo de la liga. Y lo más curioso es que el nombre podía haber cambiado (al ser una “nueva franquicia”, podía tener uno diferente al anterior); fueron los fanáticos quienes votaron por el nombre de Seattle Sounders FC, permitiendo así la continuidad de «su» equipo.

Evidentemente los fanáticos del Sounders son de los más destacados de la MLS. Gracias a ellos, el equipo se convirtió en el de más asistencia durante una temporada en los trece años que lleva la nueva liga.

Dentro de lo estrictamente deportivo, Seattle Sounders puede alardear de haber estado en Playoffs desde su primera temporada (desde 2009 que no se pierde un Playoffs, ya van cinco temporadas consecutivas). Lo cierto es que aún no ha llegado a conquistar la Copa de la MLS. Su mejor actuación en playoffs fue disputar la final de la Conferencia Oeste, cayendo ante Los Angeles Galaxy. Aunque sí ha ganado en tres ocasiones la US Open Cup (2009, 2010 y 2011).

En el plano internacional, ha disputado la Champions League de la CONCACAF en la temporada 2010/11, 2011/12 y 2012/2013 (las tres veces clasificó tras haber ganado la US Open Cup). En su última participación llegó a la ronda de semifinales, donde fue derrotado por el Santos Laguna de México.


Ahora podría entenderse un poco más por qué existe ese grado de fidelidad entre los seguidores y el Seattle Sounders. De por qué el equipo vestido de verde de la ciudad esmeralda suele llenar su estadio cuando juega de local, o por qué hay tanta rivalidad y son apasionantes los partidos frente al Portland Timbers. El equipo no nació realmente en 2009, sino hace ya casi cuarenta años atrás, en 1974.


9 nov. 2013

Primo Levi, el niño y su relato


En Sobre el olvidado SIGLO XX, Tony Judt le dedica uno de sus capítulos al italiano Primo Levi. Este italiano nacido en Turín en el año 1919, es de origen judío y, por consiguiente, terminó siendo prisionero en un campo de concentración de los nazis. Para su suerte logró sobrevivir al Holocausto y se convirtió en el autor de memorias, relatos, poemas y novelas, muchas de ellas a modo desahogo para contar la experiencia que marcó su vida. Judt titula su capítulo como «Las verdades elementales de Primo Levi», destacando la manera concreta —sin dar rodeos ni florecer las cosas— que tenía el italiano de decir las cosas.

Tony Judt habla muy exhaustivamente acerca de este personaje, pero no es la idea de esta entrada hacer algo similar. Por el contrario, aquí pretendo sólo a modo de presentación, contarles algunos datos y, además, citar uno de sus poemas —que aparece en Sobre el olvidado SIGLO XX, antes mencionado— y también un relato que me parece bastante enriquecedor, que también aparece en la obra de Judt.

Antes de continuar, les cuento que Primo Levi, a pesar de las restricciones de la época por su origen judío, logró estudiar en la Universidad de Turín y graduarse como químico. Además consiguió trabajo en varias instituciones que, nuevamente, a pesar de su “raza”, estaban dispuestos a darle un lugar.

El poema que quiero compartirles se llama “El superviviente” (febrero de 1984), en italiano «Il superstite», donde puede verse de manera explícita su sentimiento de culpa por haber sobrevivido al Holocausto y no otras personas, que terminaron muriendo.
Retrocede, déjame solo, pueblo sumergido,
vete. No he desposeído a nadie,
no he usurpado el pan de nadie.
Nadie murió en mi lugar. Nadie.
Vuelve a tu bruma.
No es mi culpa si vivo y respiro,
como, bebo, duermo y me cubro con ropas.

Dice Tony Judt, citándolo textualmente del capítulo antes mencionado: “La culpa del superviviente —por sobrevivir, por no ser capaz de transmitir la profundidad de los sufrimientos ajenos, por no dedicar cada hora al testimonio y al recuerdo— es el legado triunfante de las SS, la razón por la que, en palabras de Nedo Fiano: «En el fondo, yo diría que nunca salí completamente del campo»”.

Las dos obras más reconocidas escritas por Primo Levi son Si esto es un hombre (considerada una las más importantes del siglo XX) y La tregua. Es justamente de esta última el relato que quiero compartirles. El relato es acerca de un niño de tan solo tres años que ha sobrevivido en Auschwitz hasta la llegada de los rusos. También se los comparto íntegramente, como aparece en Sobre el olvidado SIGLO XX.

Hurbinek no era nadie, un niño de la muerte, un niño de Auschwitz. Aparentaba unos tres años de edad, nadie sabía nada de él, no hablaba y no tenía nombre; ese extraño nombre, Hurbinek, se lo habíamos dado nosotros, quizá una de las mujeres que había interpretado con esas sílabas uno de los sonidos inarticulados que el niño emitía de vez en cuando. Estaba paralizado de la cintura para abajo, con las piernas atrofiadas, delgadas como palitos; pero sus ojos, perdidos en su rostro triangular y consumido, brillaban con una terrible viveza, llenos de exigencia y afirmación, de la voluntad de escapar, de romper la tumba de su silencio. Carecía de habla, pues nadie se había molestado en enseñarle; la necesidad de hablar cargaba su mirada fija de una urgencia explosiva: era una mirada salvaje y humana al mismo tiempo, incluso madura, un juicio que ninguno de nosotros podía soportar, tales eran su fuerza y su angustia… 
Durante la noche escuchábamos atentamente… del rincón de Hurbinek a veces venía un sonido, una palabra. No siempre era exactamente la misma palabra, pero sin duda era una palabra articulada, o, mejor, varias palabras articuladas con pequeñas diferencias, variaciones experimentales de un tema, de una raíz, quizá de un nombre. 
Hurbinek, que tenía tres años y quizá había nacido en Auschwitz y nunca vio un árbol; Hurbinek, que había luchado como un hombre, hasta el último aliento, por ganarse la entrada al mundo de los hombres, del que un poder bestial le había excluido; Hurbinek, el sin nombre, cuyo diminuto antebrazo —también el suyo— llevaba el tatuaje de Auschwitz; Hurbinek murió en los primeros días de marzo de 1945, libre pero no redimido. Nada ha quedado de él: su testimonio son estas palabras mías.

Este tipo de relatos conmueve y deja pensando. Me parecía que valía la pena compartirlo (por si no habían leído el libro o si no conocían a su autor).

Esta ha sido una entrada distinta a las anteriores en donde hablaba de libros. Aquí procuré centrarme en una personalidad, mencionada en un capítulo de un libro que ando leyendo, y destacar algunas cosas que me parece oportunas compartir. Y eso ha sido todo por hoy. Hasta la próxima.

8 nov. 2013

Guerra Mundial Z

Me demoré unos cuatro meses en hablar de esta película. Por contratiempos u otros motivos, como temas que iban surgiendo en el momento y ameritaban algunas palabras, esta entrada fue retrasándose más y más. Pero al fin hoy me puse a pensar, y por suerte la recordé, así que acá vamos.



Guerra Mundial Z es un film estadounidense, cuya cara visible más famosa es sin dudas Brad Pitt, encarnando al protagonista Gerry Lane. Este actor, además de ser el destacado, también tuvo participación en la dirección. Me parece oportuno contarles que la película se basa, en esencia, en la novela homónima de Max Brooks, escritor y guionista estadounidense, pero se aleja bastante del libreto prescrito conforme pasan las escenas, sobre todo en el enfoque.

Por si quieren adentrarse un poco más en la novela, aquí les dejo una referencia.

Antes de entrar de lleno en lo que me agradó o no el film, quiero contarles que fue terminé viéndola de casualidad. Resulta que aquel día iban a dar El llanero solitario pero aún no llegaba a mi ciudad —ni al país—, por lo que debía elegir entre volver a mi casa o mirar “Guerra Mundial Z”, película que también tenía en carpeta. Al final, como podrán imaginar, compré la entrada en el momento y entré en la sala del cine esperando ansioso el inicio. Recuerdo, aún causándome un poco de gracia, que una mujer nos preguntó a mi primo y a mi “¡¿qué es lo que están dando?!”, ya que al parecer a ella no la alertaron del cambio. Creo que a pesar de ello terminó gustándole la película.

Creo que en líneas generales fue de lo que más disfruté en el presente año. Puede que haya sido importante el factor sorpresa, porque si bien tenía ganas de verla, no sabía exactamente por qué, por ejemplo, se llamaba como se llamaba. No sabía que iban a aparecer criaturas bastante desagradables llamadas zombis, aunque con ciertas particularidades, y que la acción se centrara en la lucha de la humanidad —que va sufriendo pérdidas importantes— frente a ellos.

La tensión comienza desde muy temprano; desde el embotellamiento de coches en una ciudad estadounidense. A partir de allí hay acción pero sobre todas las cosas tensión. La tensión, e insisto en este punto, es probablemente lo que provoque esas ganas de querer mirar por lo que se viene y no poder quitar los ojos de la pantalla. Te mantiene expectante, te sorprende en varios momentos, sin llegar, y quiero recalcarlo, al miedo. Miedo en sí no hay, sí sorpresa, y ésta hará saltar a más de uno en alguna escena.

Al término del film queda la sensación de que no es el final propiamente dicho. De que habrá una continuación, una segunda parte, otra película que continúe lo que no está terminado. Se encuentra un mecanismo, al menos provisorio, pero las ciudades, muchas de ellas, están devastadas, y el peligro no cesa.

Les comparto el argumento bastante resumido:
En Guerra Mundial Z, Gerry Lane es un antiguo agente de la ONU que se ve obligado a volver a la acción cuando una pandemia está convirtiendo a la población mundial en zombis. Ahora, deberá recorrer todo el planeta para encontrar una solución al conflicto antes de que todos los humanos perezcan.
hobbyconsolas.com

Aquí también dejo una crítica de la misma página.

Para mi gusto, Guerra Mundial Z y su alta dosis de tensión es una película altamente recomendable. De cine sé poco y nada pero, a pesar de ello, me gusta compartir (además de ir teniendo un registro propio) las películas que veo. Esta sin dudas la recomiendo, sobre todo porque disfruté viéndola.


5 nov. 2013

Ley de ventaja


La ley de ventaja como tal no existe, pero sí son bastante claros los lineamientos que el árbitro debe considerar a la hora de “dar ventaja”. Para hablar del tema me parece oportuno citar textual las palabras del máximo organismo rector del fútbol: la FIFA.

En Reglas del juego iré específicamente a la Regla 5: Árbitros. Es aquí donde puede leerse el apartado de Aplicación de la ventaja. El mismo dice lo siguiente:

El árbitro podrá aplicar la ventaja siempre que se cometa una infracción. 
El árbitro deberá considerar las siguientes circunstancias para decidir si debe aplicar la ventaja o interrumpir el juego: 
• La gravedad de la infracción; si la infracción implica una expulsión, el árbitro deberá interrumpir el juego y expulsar al jugador, a menos que se presente una oportunidad subsiguiente de marcar un gol. 
• La posición en la que se cometió la infracción: cuanto más cerca de la meta adversaria, tanto más efectiva será la ventaja. 
• La oportunidad de un ataque inmediato y peligroso contra la meta adversaria. 
• El ambiente del partido. 
La decisión de sancionar la infracción original deberá tomarse en los siguientes segundos después de que ocurra. 
Si la infracción implica una amonestación, esta deberá imponerse durante la siguiente interrupción del juego. Sin embargo, a menos que exista una clara situación de ventaja, se recomienda que el árbitro interrumpa el juego y amoneste inmediatamente al jugador infractor. En caso de NO imponer la amonestación en la siguiente interrupción del juego, la tarjeta no podrá ser mostrada más tarde.

Tal vez se pregunten por qué he decidido hacer esta entrada hablando puntualmente de esta regla. Bueno, como alguien lo ha explicado mejor de lo que yo podría, prefiero volver a utilizar una cita.


(*) Aclaración: partido de fútbol entre Nacional (NAC) y Liverpool (LIV) por el Torneo Apertura de Uruguay.

“Minuto 84:32. Calzada (NAC) sufre una falta brutal por parte de Peña (LIV). Los jugadores paran, pero el juez manda seguir el juego. Viene el pase en profundidad, Bonjour (LIV) se tira al suelo, no alcanza la pelota y engancha a Iván Alonso (NAC). Falta clara, pero el árbitro la niega. Contragolpe, la TV muestra el replay y cuando vuelve la imagen en vivo, minuto 85:11, hay gol de Liverpool. En este momento, Cunha le muestra la segunda amarilla a Peña (LIV), lo que significa tarjeta roja.”
DECANO.COM

Lo que en particular le critico al árbitro del partido es el hecho de haber dado ventaja cuando en realidad debía parar el partido y expulsar al futbolista Peña de Liverpool. No hay más ventaja que dejar con 10 a un equipo si hay una infracción que amerite la expulsión. La pregunta que todos podemos hacernos es: ¿Qué hubiera pasado si Peña anotaba? Este jugador estuvo como un minuto dentro de la cancha cuando virtualmente debía estar fuera.

La consecución de acciones (el siga, siga, del árbitro, la falta no cobrada a Iván Alonso) deriva en gol de Liverpool (gran definición, por cierto, del pibe Aguirre). Es verdad que el gol (al menos de manera directa) no es producto del árbitro, pero si decimos que fue un error bastante grueso y que, como consecuencia, en la jugada siguiente hay un gol y ese gol es el que le da la victoria al equipo visitante (Liverpool termina ganando 2 a 1), sí podemos hablar de cierta influencia.

Reitero que con esto no pretendo justificar el resultado final, pero hay una realidad, el partido se encontraba 1 a 1, el trámite bastante parejo, y ese segundo gol de Liverpool llega tras una sucesión de acciones que desconciertan a todos los tricolores (hinchas, jugadores y al propio entrenador, que se salió de sus cabales). Y ese gol define el partido así como se dio.

Tenía previsto llamar a la entrada “Ley de desventaja” pero al final, como decidí poner textual la regla de la FIFA, opté por lo contrario.


Fuentes:


Nota referida: “¿Injusto con todos?” de decano.com http://www.decano.com/noticias/954/injusto-con-todos


3 nov. 2013

Pensar el siglo XX

«El legado de un verdadero gran pensador.»
Evening Standard

Pensar el siglo XX es el primer libro de historia (o que se hable de historia) que leo de principio a fin por el mero gusto de hacerlo. Básicamente, se trata de un extenso diálogo entre Timothy Snyder y Tony Judt; el primero es quien tira los lineamientos de los temas a tratar y el segundo, quien los desarrolla.

Podría decirse que el libro es una biografía sobre Tony Judt, ya que va tocando todos los temas de su vida, desde su infancia hasta la actualidad (en ese momento, 2010). Pero a su vez, además de conocer la nacionalidad de sus padres, en qué centro estudió o dónde realizó los estudios universitarios de posgrado, entre otras cosas, veremos la visión de un tipo que se enfocó en conocer el siglo XX. Y esto también se verá en la extensa charla escrita, el desarrollo de temas como las Europas de posguerra —haciendo especial hincapié en Europa del Este, su especialidad—, su opinión acerca del Holocausto o Israel, además de mencionar a un montón de pensadores del siglo XIX y XX.

Evidentemente se tocan muchos temas durante el libro y mi memoria no es tan buena como la de este historiador, por lo que es muy probable que muchas cosas importantes no las haya dicho. Pero en resumen, puede verse la visión de Tony Judt acerca de lo más trascendental del siglo pasado (por ejemplo, cómo ve al estalinismo, el nazismo, etcétera) y también algunas menciones a los primeros años del nuevo siglo, donde habla de decisiones de Estados Unidos en el gobierno de Bush, por destacar algo.


Por si quieren profundizar un poco más acerca del libro, les dejaré la sinopsis de la editorial Taurus.

El siglo XX se erige como la edad de las ideas, un tiempo en el que, para bien o para mal, el pensamiento de unos pocos se impuso sobre las vidas de muchos. De una claridad y lucidez sin precedentes, el último libro de Tony Judt, uno de los más incisivos historiadores contemporáneos, está destinado a convertirse en un clásico del pensamiento moderno.

Pensar el siglo XX es a la vez un libro de historia, una biografía y un tratado de ética. Es una historia de las ideas políticas modernas en Occidente. Pero es también la biografía intelectual de Judt, nacido en Londres justo después del cataclismo que supusieron la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, cuando el comunismo afianzaba su poder en Europa del Este.

La excepcional naturaleza de esta obra se revela en su propia estructura: una serie de conversaciones íntimas con su amigo el historiador Timothy Snyder en las que Judt, con asombrosa elocuencia y erudición, rescata a los pensadores que han dado forma al mundo en que vivimos, presentando sus triunfos y fracasos.

Es, por último, una reflexión sobre la necesidad de la perspectiva histórica y de las consideraciones morales en la transformación de nuestra sociedad. Al recuperar lo mejor de la vida intelectual del siglo XX, abre el camino a una moral para el siglo XXI. Este es un libro sobre el pasado pero es también un libro sobre la clase de futuro al que deberíamos aspirar.


Para ir terminando con la entrada, me parece oportuno destacar que esta obra es póstuma. Judt fallece en 2010 a causa de una enfermedad que le diagnostican en 2008 y va empeorando con el paso del tiempo. Además, que es la última obra publicada de una extensa cantidad, donde se destaca por ejemplo Postguerra: una historia de Europa desde 1945.

Les dejo un enlace en donde pueden conseguir el ebook: clic aquí.


. . .

Novelas históricas que intentan narrar lo que fue el siglo XX:


Entradas de: Categoría Libros.


2 nov. 2013

Trabajo y sacrificio

En estos tiempos no sorprende que al terminar un partido de fútbol los futbolistas que pierden hablen de trabajo y sacrificio para revertir una mala racha. Trabajo y sacrificio, esos dos conceptos que siempre sirven para motivarse y seguir, ¿pero en serio motivan o para qué se dicen? ¿Para dejar tranquilos a los hinchas?

Es evidente que en el fútbol profesional los futbolistas “trabajan” en esto; tienen la responsabilidad de entrenar, prácticamente a diario, medirse en ciertas cosas (como procurar no salir por las noches o cuidar la alimentación), y la remuneración que les corresponde es el salario (elevadísimo en los futbolistas top del mundo, aunque ese ya es otro tema).

Sin embargo, esos futbolistas (diría que todos, los top e incluso los que no llegan siquiera a ser profesionales) empezaron a jugar por amor al juego, porque simplemente les divertía. Sólo unos pocos tienen la suerte de poder dedicarse a esto, de entrenar de manera profesional y desarrollarse en la alta competencia.

Aún en esos casos, tras la derrota, el trabajo y el sacrificio se hacen presentes en las declaraciones. Nunca lo entenderé. ¿Se sacrifican? Se esfuerzan, o esa es la idea, ¿pero se sacrifican? Entiendo por sacrificio como algo que no quiero hacer o no me gusta pero de todos modos lo hago. Y el trabajo, “trabajar en la semana”, ¿acaso no sería más indicado decir ‘entrenar’?

La entrada quedó corta pero la idea era transmitir estas cosas. Muchas veces se ven malas decisiones de los futbolistas (en una acción determinada, en un partido) que no mejorarán por “trabajar” o “sacrificarse” como por empezar a pensar un poco más. Estaría bueno que hicieran eso.

Hasta la próxima.