2 nov. 2013

Trabajo y sacrificio

En estos tiempos no sorprende que al terminar un partido de fútbol los futbolistas que pierden hablen de trabajo y sacrificio para revertir una mala racha. Trabajo y sacrificio, esos dos conceptos que siempre sirven para motivarse y seguir, ¿pero en serio motivan o para qué se dicen? ¿Para dejar tranquilos a los hinchas?

Es evidente que en el fútbol profesional los futbolistas “trabajan” en esto; tienen la responsabilidad de entrenar, prácticamente a diario, medirse en ciertas cosas (como procurar no salir por las noches o cuidar la alimentación), y la remuneración que les corresponde es el salario (elevadísimo en los futbolistas top del mundo, aunque ese ya es otro tema).

Sin embargo, esos futbolistas (diría que todos, los top e incluso los que no llegan siquiera a ser profesionales) empezaron a jugar por amor al juego, porque simplemente les divertía. Sólo unos pocos tienen la suerte de poder dedicarse a esto, de entrenar de manera profesional y desarrollarse en la alta competencia.

Aún en esos casos, tras la derrota, el trabajo y el sacrificio se hacen presentes en las declaraciones. Nunca lo entenderé. ¿Se sacrifican? Se esfuerzan, o esa es la idea, ¿pero se sacrifican? Entiendo por sacrificio como algo que no quiero hacer o no me gusta pero de todos modos lo hago. Y el trabajo, “trabajar en la semana”, ¿acaso no sería más indicado decir ‘entrenar’?

La entrada quedó corta pero la idea era transmitir estas cosas. Muchas veces se ven malas decisiones de los futbolistas (en una acción determinada, en un partido) que no mejorarán por “trabajar” o “sacrificarse” como por empezar a pensar un poco más. Estaría bueno que hicieran eso.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario