2 ago. 2014

Parasite Eve II, recordando el pasado

A falta de unos pocos minutos para que fueran las nueve de la noche, muchos patrulleros se encontraban rodeando la Torre Akropolis de Los Ángeles, de manera desordenada, lo que alertaba que la situación en el interior del edificio no era sencilla. Para colmo, unos instantes después, un helicóptero encendido fuego cayó en picada sobre varios vehículos provocando una explosión que acabó no sólo con estos sino también con un sinfín de vidas. Los policías del lugar, y también varios ciudadanos, no parecían dar crédito a lo que estaba sucediendo.

Un sedán crema, de techo negro, estacionó de repente en medio del caos. El motor se apagó, al igual que las luces delanteras y traseras; la puerta se abrió y la figura de una mujer de cabellos rubios, cuya apariencia no parecía superior a los veinte años, hizo acto de presencia. Caminaba con seguridad, como si supiera a la perfección lo que tenía que hacer. Se trataba de Aya Brea, quien pertenecía al Equipo de Investigaciones Mitocondriales (MIST) del FBI. No se encontraba allí de casualidad, había sido enviada a cumplir con su trabajo.


# datos del juego

Desarrolladora: Squaresoft

Plataforma: PlayStation

Año de lanzamiento: 2000 (Norteamérica y Europa) / 1999 (Japón)

Género: Juego de rol

Modos de juego: Un jugador

Clasificación: +17
Aya Brea irrumpió en el interior de la Torre Akropolis, llegando al último piso mediante un ascensor. En penumbras empezó a recorrer el lugar, percatándose de que la situación estaba peor de lo que hubiera imaginado. La mayoría de los policías que se le habían adelantado ahora se encontraban inertes sobre el piso aún brilloso, con charcos de sangre a su alrededor, muertos. A partir de ese momento, Aya, decidida, supo que no contaría con demasiada ayuda para realizar su trabajo, y la misión acababa de comenzar.

. . .

Estamos ante uno de los mejores juegos de PlayStation One según mi punto de vista. Esta breve introducción que realicé, narrando parte de las escenas del inicio del juego, procuró adentrarlos de alguna manera al clima del primer escenario en donde se desarrollará la historia: la Torre Akropolis. Aya Brea es nuestra heroína, y su trabajo —nuestro trabajo— consiste en matar a todo tipo de criaturas de peculiares características, cuyo nombre abreviado es NMC.

Una singularidad con la que cuenta este juego —aunque vale mencionar que no es algo exclusivo— es que son dos CDs, lo cual hace suponer que será relativamente largo. Al menos para mí esto resultó una excelente noticia. En cuanto a la jugabilidad, es bastante similar a Resident Evil III, ya sea por los movimientos o el sistema de cámaras. Además, considerando su año de publicación (2000), cuenta con buenos detalles visuales.

Regresando a la historia, me parece bueno mencionar que cuenta con dos grandes escenarios. El primero es el anteriormente mencionado, la Torre Akropolis de Los Ángeles, y el segundo es una ciudad (¿o pueblo?) del desierto de Mojave llamada Dryfield. Lo novedoso puede ser que en el momento en que llegamos a la zona desértica nos encontramos de día, y la noche llegará según avancemos con algunas cosas que debemos resolver. De cierta manera siento que es aquí, una vez que llegamos al desierto, cuando Parasite Eve II comienza. No me pregunten por qué pero así lo he sentido siempre, como si el primer episodio, en Los Ángeles, fuera meramente el prólogo de la historia.

Hay un detalle importante que no suele pasarse por alto: los personajes. En nuestro caso evitaré detenerme mucho en ellos y destacaré sólo dos (excluyendo a Aya Brea) dentro de todos los que aparecen.

Gary Douglas

—¡Alto ahí! ¿Qué haces en mi garaje? —El hombre de atuendos western nos interroga mientras al mismo tiempo nos apunta con una escopeta.

Sin dudas es un hermoso recibimiento. ¿Qué más podemos pedir? Luego nos cuenta, entre otras cosas, que los vecinos han muerto o incluso huido, dándonos a entender que solo él vive actualmente en el poblado en el medio de la nada. Destaco precisamente a este aparente “viejo gruñón” porque nos dará más de una mano y, en efecto, será una de nuestras principales —y escasas— compañías. Gracias a su perro Flint estaremos en contacto, recibiendo mensajes, y a veces hasta algún arma innovadora a modo de regalo.

Kyle Madigan

—Perdona. Quise cubrirte, pero temía darte a ti. —Así se disculpa aquel “desconocido” una vez que Aya debió liquidar a varios NMC que intentaban embestirla continuamente.

Lo encontramos por primera vez en la torre de agua, que da a la parte trasera de la habitación número 6. En palabras propias de Kyle, podemos definirlo como un detective privado en Los Ángeles, al cual le han encargado investigar sobre el refugio que hay por aquel poblado. Al principio, y con el correr de la historia, parecerá que siempre nos está ocultando algo. Pero aún así me parece bastante prudente mencionarlo aquí, porque aparecerá en más de una oportunidad para colaborar con Aya Brea.


Por cierto, existen antagonistas o “criaturas más que especiales” con las cuales tendremos que vernos cara a cara. Tampoco pienso detenerme en ellas ni en potenciales descripciones, ya que si no me extendería demasiado.

Mientras escribo esta entrada voy chequeando cada episodio mediante unos videos que se han subido a youtube, que son muy recomendables. Pero si quieren factor sorpresa (aún pienso que alguien que no haya jugado tendrá deseo de hacerlo, a pesar de que la consola pasó de moda y dudo mucho que se siga vendiendo este juego), no los vean.

A modo de cierre, quiero contarles que estoy sopesando seriamente la idea de descargar un emulador para poder revivir lo aquí expresado. Esta entrada no sólo se trató de un intento de homenaje a Parasite Eve II —un gran juego—, sino también el inicio de una nueva sección, o categoría, dentro del blog: los videojuegos.

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario