9 mar. 2013

Appetite for Destruction

Quien conoce a la banda norteamericana de hard rock Guns N´ Roses sabe que su identidad es reflejada de manera muy fiel en su primer álbum: Appetite for Destruction. Es justamente de este álbum de lo que quiero hablarles hoy.



El año de lanzamiento fue 1987. Por aquellos tiempos, los cinco integrantes de la banda continuaban siendo los originales. Encabezados por la voz de Axl Rose y la guitarra de Slash, los bad boys lanzaron al mercado su disco debut que se convertiría en una verdadera joya; con 29 millones de ventas, se trata de uno de los discos más vendidos en la historia de la música, además de encontrarse en los primeros lugares en su condición de disco debut.

Doce son las canciones que lo conforman. Hay una gran variedad, pero, a su vez, el disco en general posee en cada una de sus canciones un sello distintivo, algo que lo hace único, algo que transforma a la banda en única, que le da su identidad. Por eso me atrevo a decir que Appetite for Destruction es el disco más fiel a lo que fue la banda durante los primeros años con la integración original (en la actualidad, por los cambios de músicos, ha mantenido un perfil distinto).

Welcome to the jungle nos da la bienvenida. Gran bienvenida, ¿no? Rocket Queen el cierre. Con semejante inicio y semejante final, uno puede darse cuenta de qué va la cosa. Entremedio, en las restantes diez canciones, vemos vivencias reales, sobre todo de Axl Rose, transformadas en canciones. Así tenemos a My Michelle. ¿Algo más general que los identifica a todos? Nightrain. ¿Casualidad? Sweet Child O’ Mine. Como dije antes, hay de todo.

Aquí una cita de la última canción mencionada:

El único single que la banda ha tenido en el número uno de singles en EE UU hasta hoy, y que es una de las canciones más reconocidas de este álbum, nació de la casualidad. Slash estaba tocando lo que, en sus palabras, “era un ejercicio de guitarra tontorrón”, mientras Izzy le acompañaba con unos acordes. Lo que no sabían era que en la planta de arriba, en la ex casa de Cecile B DeMille, Axl les escuchaba y ponía letra para Sweet child O'Mine.

Excesos, ese es el término que podría definir a la perfección a este disco. Un claro ejemplo es la portada que iba a tener originalmente y terminó siendo censurada.



¿Quieren disfrutar de este disco?



¿Quieren disfrutarlo pero en una actuación en vivo?



Eso es todo por el momento. Espero que les haya agradado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario