2 may. 2017

La clave: elegir bien


El fútbol es un deporte colectivo en donde incluir futbolistas con buena toma de decisiones influirá positivamente en el juego colectivo. Por eso es clave que esta clase de jugadores formen parte del equipo, ya que potencian a sus compañeros.

Este es el caso de Sebastián Rodríguez, un mediocampista central con buen manejo de pelota. Entre sus cualidades aparece la buena toma de decisiones, que se le suma a la precisión de sus envíos. Maneja pases en corto como en largo. Al mismo tiempo, si se encuentra encerrado por rivales o la línea de cal, no se pone nervioso y saca a relucir, pisando la pelota, su talento.

Encerrado por rivales o la línea de cal, no se pone nervioso y saca a relucir, pisando la pelota, su talento.

El entrenador del Club Nacional de Football, Martín Lasarte, lo ha utilizado en varias oportunidades como mediocampista ofensivo. El problema es que por sus características naturales, Rodríguez no saca todo su potencial de espaldas al arco rival. Precisa tener de frente el campo de juego para visualizar todo el panorama y empezar a jugar.

A su vez, Lasarte se inclina por la talla y el posicionamiento defensivo de Diego Arismendi, antes de considerar la calidad de la posesión que podría brindarle Rodríguez al equipo.

¿Por qué preferir la calidad en el mediocampo?

En Uruguay, Nacional se ve obligado a ir al frente y ganar todos los partidos. Para ganar los partidos no queda otra opción que marcar goles y para conseguirlo, se precisa la pelota. Teniendo la pelota, llega el asunto de qué hacer con ella, administrarla, moverla, etc. Esto parece obvio y simple, pero he llegado a ver que durante muchos momentos de los partidos, no se dan ni tres pases seguidos.

Poco importa que tengas en las bandas extremos con buen manejo de pelota, o que se coloque a un malabarista como Tabaré Viudez de mediapunta. Ninguno de los tres antes mencionados será capaz de hacer que Nacional logre buenas posesiones (jugar bien), porque la pelota antes ha de pasar por otros futbolistas hasta llegar a ellos. Y este es el problema.

Tener a Sebastián Rodríguez en el campo y en su posición natural, ayuda y mucho para superar este problema. Permite conectar al equipo más fácilmente, ofreciéndose para que los defensores tengan opción de pase y continuando luego la jugada de manera correcta. Aquí Nacional empieza a gestar.


Si a Rodríguez le sumamos la presencia de Santiago Romero, tendremos dos centrocampistas que se ofrecerán constantemente, además de desprenderse al ataque, adelantándose en ese ímpetu de continuar la jugada. El ‘Colo’ Romero por sus condiciones, tiene mucho recorrido, pisando el área rival con facilidad y corriendo rivales cuando hay que recuperar la pelota. A mí entender, es la mejor compañía para Rodríguez y juntos son la mejor dupla de mediocentros para que Nacional juegue bien.

Romero y Rodríguez son la mejor dupla de mediocentros para que Nacional juegue bien.

Frente a Chapecoense, bajo ciertas circunstancias, Lasarte optó por ellos dos. Nacional tuvo opciones de pase y además, una muy buena actividad recuperando la pelota. No hubo pérdidas ni malas entregas para el conjunto brasileño. Nacional ganó 3–0 y con propiedad el partido.

Ojalá que Lasarte haya sacado apuntes de ese partido y vuelva a animarse a colocar a Sebastián Rodríguez al lado de Santiago Romero. Ojalá Lasarte se dé cuenta que poniendo a los que eligen bien, todo es más fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario