3 sept. 2017

The Leftovers, mi recomendación


Acostumbro a repetir, siempre que se da el tema, que no veo series. De hecho, conozco personas que miran varias en simultáneo y cuando terminan una, ya tienen en mente otra para empezar de nuevo. Mi caso es bastante diferente: Juego de Tronos la empecé a mirar, como lo dije en una entrada anterior, porque conocía la historia de la saga literaria —Canción de Hielo y Fuego—. Me entró la curiosidad, quise ver qué tal era en la televisión y me sorprendió gratamente desde los escenarios representados hasta los personajes.

La otra serie que miraba y se dio todo por la música en un anuncio, fue The Leftovers. Siempre que puedo, siempre que se da la oportunidad, intento recomendarla porque me parece maravillosa. Al menos, a mí me cautivó por varios motivos. Por ello quiero dedicarle una segunda entrada en este espacio, e intentar hablar, sin dar información que arruine a quien piense verla, con una perspectiva mayor que la primera vez.

Diría que los veintiocho capítulos que componen toda la historia en tres temporadas son los justos y necesarios aunque a veces parecen con sabor a poco dado su contenido. No hay elementos que sobren, y diría que en cada escena, se aprovecha para desarrollar un personaje o la historia en sí.

En cuanto al espacio físico que narra la historia, pasamos de un pueblo pequeño de Estados Unidos en la primera temporada, a otro más restringido del mismo país y con un poder simbólico muy alto en la segunda. En la tercera temporada, lo importante ocurrirá en Australia. Con el paso del tiempo nuestros variopintos protagonistas irán creciendo en diferentes escalas y direcciones, habrá misterios que al principio nos harán dudar de para qué vemos esto si no terminamos de entender la historia, y siempre tendremos preguntas.

Finalizando la primera temporada, capítulo número nueve si no recuerdo mal, se nos responderán unas cuantas preguntas de las mencionadas antes, porque lo considero un “capítulo cero”. El décimo será sublime y nos conmoverá. Porque en esencia, The Leftovers es una historia de drama. Habrá espacio para el amor, que irá floreciendo, pero también para el sufrimiento, sobre todo para aquellos personajes que sienten que se les ha arrebatado parte de su familia, parte de su vida con “la partida” del 14 de octubre.

En la segunda temporada se introducirá una familia nueva sobre la cual irá girando la historia en el nuevo pueblo, conocido como “el Milagro”, sin olvidarnos, claro está, de nuestros protagonistas de la primera entrega. Cosas impensadas, detalles que se nos podrán pasar por alto a la primera ocasión, más preguntas sin responder sumadas a las previas que aún no tienen respuestas, nos volverán a atrapar.

Y por más que aparezcan las respuestas, siempre, siempre nos quedará la más importante de todas: ¿Por qué desapareció el 2% de la población mundial? ¿Hacia dónde fueron esas personas que ya no están más en este mundo? Y esto, que en esencia es sobre lo que se construye todo, terminará respondiendo en los minutos finales del último capítulo de la tercera temporada, en una escena sublime que alcanzará posiblemente el punto más alto de toda la serie. Tal vez sólo por ese momento valdría ver The Leftovers.

Por eso, siempre que pueda, siempre que exista la oportunidad, mencionaré esta serie. Y con esta entrada, se explicita mi recomendación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario