28 ene. 2014

Mal sabor de Copa

Un mal inicio de Copa. Sé que no es ninguna novedad, por lo que se vio durante el partido, pero no puedo comenzar la entrada diciendo otra cosa. Jugamos mal. De mi parte al menos hay una salvedad: el terreno de juego estaba complicado. El piso mojado en exceso, agua estancada en varias partes del campo, el barro que parecía ganarle la pelea a la gramilla. Estaba difícil para jugar, para tocar con precisión, pero por sobre todas las cosas estaba difícil para afirmarse.

Pueden decir que el terreno estaba en mal estado para ambos equipos, es cierto, pero hay que precisar que un futbolista distinto como Álvaro Recoba, el “Chino”, podría haber jugado alrededor de media hora si el piso hubiese estado en óptimas condiciones. Y aunque no lo parezca, estando este jugador en cancha cada pelota parada pasa a ser un riesgo para el rival. Sumemos a esto que el ‘distinto’ que tiene Nacional para jugar prácticamente todo el partido, Ignacio González, estará fuera por dos meses. Lo vamos a sentir. Ya lo sentimos hoy.

Pero no pretendo entrar en conjeturas, no sirven de nada. Nacional jugó mal. La línea de fondo, sobre todo los centrales, estuvieron bastante complicados para afirmarse. Los atacantes de Oriente Petrolero, en su mayoría, llegaban con pelota controlada y su fisionomía liviana, sumada a la habilidad que poseían, los hacía casi imparables. Encontraban los espacios por un error o mérito propio, y así llegaron en varias ocasiones. Munúa se encontró siempre a la altura de las situaciones. En el gol no se le puede recriminar nada, un disparo potente y bien colocado. En las situaciones que sí salvo, sólo quedan elogios para él.

La ocasión más clara de Nacional, tal vez la verdadera ocasión generada en equipo, fue la malograda por Iván Alonso en el corazón del área. No sé si la recuerdan. Transcurrían unos minutos en el segundo tiempo, Cruzado ya estaba en la cancha y fue justamente el peruano quien inicio la jugada. Colocó un pase preciso y en profundidad que lanzó a Carlos De Pena; el pibe corrió sobre la raya exterior del área grande y tocó al medio; allí apareció Iván, que no pudo definir como debía. Prácticamente se llevó la pelota por delante y la arrojó por encima del larguero.

A destacar, dentro de lo malo, las actuaciones del arquero Gustavo Munúa y el recién ingresado en el segundo tiempo, Cruzado. El peruano demostró, en pocos minutos dentro del campo, que le dará muchas alternativas al tricolor. Tiene buen manejo, lanza bien y todo lo hace, con buena visión, a una rapidez justa y necesaria para tomar desprevenidos al rival. Tiene ese toque de sorpresa, acelera la jugada, no la enlentece. Hubieron un par de acciones donde tanto Cruzado y Recoba se buscaron. No dejo de pensar qué ocurriría si se juntaran Cruzado y Nacho González los 90 minutos.

Por cierto, otra mención especial se merece Carlos De Pena. En el primer tiempo, sobre todo, buscó que le llegara la pelota y además del desequilibrio que generó en un par de oportunidades, colocó una muy buena pelota hacia el segundo palo para Porta, y en el segundo tiempo hizo lo propio para Iván Alonso. Pereiro lo sustituyó y jugó los treinta minutos finales del encuentro. Le dio frescura al equipo, le aportó algo que hasta el momento no tenía. Encaró en cuanto tomó la pelota y generó espacio, tocando a los costados o hacia los compañeros que quedaban libres. Si al equipo le falta chispa, él podría entrar desde el inicio en el próximo partido.

Para finalizar, hay que recordar que es el primer partido oficial, de competición oficial. No es excusa que en otras partes del continente los equipos ya comenzaron los torneos domésticos, pero tampoco hay que olvidarlo. Es por esto, y sumado al mal estado de la cancha, en donde vuelvo a insistir, que no me detendré en lo bajo que estuvieron algunos futbolistas o el juego del equipo en sí. Espero que en el partido de vuelta las cosas se reviertan, que Nacional de lo que puede dar, y que en líneas generales los futbolistas den todo de sí y alcancen su verdadero nivel de juego.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario